Retribución de directivos

Repsol liga el sueldo de Imaz a la acción de seis petroleras

Repsol liga el sueldo de Imaz a la acción de seis petroleras

Repsol pretende poner en marcha un novedoso sistema de retribuir a su consejero delegado este año. Según se desprende del orden del día de la junta de accionistas que celebrará el próximo 20 de mayo, el grupo petrolero vinculará parte de la retribución variable que eventualmente cobrará Josu Jon Imaz a la evolución bursátil de Repsol. Pero no en solitario, sino en relación con lo que haga una cesta de compañías competidoras.

El sistema ha seleccionado las acciones de Total, Royal Dutch Shell, Eni y la austriaca OMV como termómetro en el que se comparará la evolución de la cotización de Repsol en 2016. Así, ha establecido un ranking y dependiendo de la posición que ocupen en el mismo la evolución, medida en porcentaje,  los títulos de la compañía, Imaz cobrará más o menos.

Según la documentación que someterá a la aprobación de sus accionistas, si la acción se sitúa en quinta o en sexta posición del ranking, Imaz no cobrará nada. A partir de ahí, si es en cuarta posición tendrá derecho a percibir un 50%, si logra la tercera posición un 80%. Si se aúpa hasta la segunda posición un 100% y si es la que mejor posicionamiento logra de las seis, recibirá un 120%.

Siempre con las salvedades de que a través de este nuevo sistema se ha referenciado un 10% del total del salario variable que potencialmente podrá recibir Imaz. Y que en el caso de que la acción liderara el citado ranking a final de año, Imaz no podrá cobrar más de un 100%. Sin embargo la compañía propone a sus accionistas que el 20% restante se pueda compensar con los porcentajes de cumplimiento relativos a otros objetivos a los que se vincula la retribución variable del consejero delegado cuando estos sean inferiores al 100%.

Según fuentes de Repsol consultadas por Cinco Días, con este novedoso sistema se asegura una mayor objetividad en la medición de la labor de gestión de Imaz en la evolución de Repsol. Su retribución se vincula a lo que haga el resto del sector en Bolsa y así se depuran comportamientos exógenos a la propia gestión de la compañía, tal y como ha sucedido este año pasado con el desplome del precio del petróleo.