Consigue 24 millones en un ampliación alternativa inmediata

La española Tigenix aplaza su salida al Nasdaq

La empresa proviene de Cellerix, fundada por la exministra Garmendia, y su principal accionista es la catalana Grifols

Achaca la suspensión a las condiciones de mercado

La española Tigenix aplaza su salida al Nasdaq

Las condiciones desfavorables en el mercado estadounidense ha provocado que Tigenix suspenda su intención inicial de cotizar en el Nasdaq de EE UU, un hito inicial para una empresa del sector biofarmacéutico español, pero que de momento deberá esperar. Mientras, la empresa española ha captado 23,75 millones en un rápida ampliación de capital.

“Debido a condiciones de mercado desfavorables, la compañía no ha lanzado aún” la oferta pública de venta (OPV) planeada para 2016, según reconoce la propia empresa, cuyo accionista de referencia es Grifols, con un 19,9% del capital. “No obstante, la compañía continúa analizando el momento más adecuado para el lanzamiento de la oferta pública inicial, en función de cómo evolucionen las condiciones del mercado”, añade.

Ante un mercado de 400 millones

Tigenix, cotizada en Bruselas pero con investigación española, es una de las compañías más punteras del mundo en terapia celular. En agosto comunicó que los resultados de la última fase de los ensayos clínicos de su terapia celular CX601 fueron positivos en seguridad y efectividad, por lo que seguirá adelante en el hito de llevarlo al mercado.

Esta noticia se suma al avance de esta terapia celular de Tigenix en EE UU, donde a principio de agosto la agencia del medicamento (FDA en sus siglas en inglés) ya había aprobado el estudio en fase III (la última etapa de ensayos clínicos). El fármaco CX601 está indicado para el tratamiento de fístulas complejas en pacientes con enfermedad de Crohn. El mercado potencial de esta terapia alcanza los 400 millones de euros (200 en Europa y 200 en EE UU), según los datos de la propia empresa.

La compañía ya llevó al mercado la primera terapia celular llamada ChondroCelect, un implante de condrocitos para recuperar cartílagos de la rodilla. Este medicamento lo revendió a la compañía sueca Sobi, aunque Tigenix recibe pagos anuales en concepto de derechos.

Esta industria de terapia celular y medicina regenerativa cuenta con interés creciente para los inversores, ya que en 2014 recibió 5.625 millones para realizar sus actividades, según cifras de Alliance for Regenerative Medicine de Estados Unidos.

El valor de la venta de acciones de esta operación se situaba en los 57,5 millones de dólares, lo que supone entre un 20% y un 25% de su capital, según el banco de inversión estadounidense JMP. Estaba previsto que el resto de los títulos siguieran cotizando en Bruselas. Este mercado europeo fue el seleccionado en 2011 tras la fusión entre la belga Tigenix y la española Cellerix, fundada por la exministra socialista Cristina Garmendia. Esta firma desarrolla punteras terapias celulares en el mundo.

“Este año solo han salido al mercado en EE UU cuatro empresas del sector biotecnológico, tres veces menos que el año pasado”, explica Claudia D’Augusta, directora financiera de Tigenix. “La ventana está cerradísima para todas las empresas debido a la crisis general en los mercados, la volatilidad aparecida desde septiembre, el bajo precio del petróleo y la incertidumbre general”, reconoce.

Estas razones han provocado que hasta 27 empresas biotecnológicas aplacen sus ofertas públicas de venta en EE UU, según JMP. La operación de la española fue iniciada el 22 de diciembre del pasado año y estaba prevista en estas semanas. Aún así, D’Augusta recuerda que el dossier sigue presentado y vigente ante la SEC (el regulador americano), “así que lanzaremos la operación en el momento que veamos más adecuado”.

En las últimas jornadas, la biotecnológica ha cerrado el valor de sus títulos por debajo de los máximos alcanzados en agosto, cuando la empresa comunicó que los últimos ensayos clínicos con su fármaco CX601 se habían superado con éxito. Entonces, la acción subió hasta 1,28 euros. Ayer cerró a 0,958 euros, con una capitalización bursátil de 194 millones.

Captación rápida de capital

Ante la suspensión de la OPV, la compañía ha buscado una alternativa para captar capital que permita seguir con las altas inversiones en I+D y con el proceso de comercialización de CX601. La operación se ha materializado en un tiempo récord a través de una ampliación de capital en el que han conseguido 23,75 millones. “La operación fue un éxito. En dos horas se cerró”, confiesa D’Augusta, debido a que la exposición ante los mercados europeos y de EE UU ha favorecido que la empresa española sea conocida entre los fondos especializados.

Tras la ampliación, Grifols continúa como accionista de referencia, con el 19,9% del capital. Además, dispone de otros 25 millones de euros en bonos convertibles en acciones en 2018.

Las nuevas acciones representan un 12,4% del total. Los compradores han sido fundamentalmente inversores internacionales. De hecho, BNP Paribas Investments Partners se ha convertido en el segundo accionista con el 3,29%. Además, se suman otros dos fondos estadounidenses: Cormorant Global Healthcare Master Fund, y RA Capital, que aún no han comunicado el porcentaje que controlarán de la compañía. Los otros partícipes históricos son Genetrix, presidida por Garmendia, y la farmacéutica suiza Novartis.