El billete verde, camino de cerrar marzo como el mes más bajista desde abril de 2015

Yellen aviva las dudas sobre la paridad del euro y el dólar

El dólar se deja un 4% frente al euro en el mes de marzo

Desde las palabras de Yellen, el billete verde se ha depreciado en torno al 1,15%

Yellen aviva las dudas sobre la paridad del euro y el dólar

Las divisas siguen sin escapar a la supremacía de los bancos centrales. Las palabras de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, el pasado martes volvieron a cuestionar la fortaleza de la moneda estadounidense frente a las principales divisas mundiales. Con tres jornadas consecutivas a la baja y a punto de cerrar marzo como el mes más bajista desde abril del año pasado, al dejarse más de un 4%, el camino del dólar hacia la paridad con el euro parece cada vez más difícil de alcanzar. Y es que las últimas intervenciones de Yellen y del representante del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, no han hecho más que dar alas a la moneda única, que ha empezado a alejarse del nivel de los 1,11 dólares en el que se mantenía para escalar hasta los 1,13 billetes verdes.

Después de que la presidenta de la Fed apuntara el pasado martes que el ajuste monetario en EE UU se debe producir de manera “cautelosa” como consecuencia de los crecientes riesgos mundiales, el dólar ha vuelto a cotizar respecto al euro en su nivel más bajo desde el pasado octubre tras depreciarse en apenas dos días un 1,15%. El mensaje que enviaba Yellen al mercado servía para reiterar la cautela a la hora de subir el precio del dinero, lo que hacía cambiar la opinión de los analistas, que ven cada vez más lejos la igualdad entre la moneda única y el billete verde. “Desde los mínimos vividos en el mes de noviembre, en los que el euro se cambiaba a 1,0539 dólares, la tendencia ha sido totalmente alcista, hasta alcanzar máximos del año en los precios actuales”, señala el analista de XTB, Manuel Pinto, quien considera que para poder alcanzar la paridad el dólar tendría que fortalecerse en torno al 15%, algo que resulta “poco probable de aquí al corto plazo”.

Por su parte, Enrique Díaz-Alvarez, director de Riesgos de Ebury –firma especializada en intercambio de divisas–, señala que la rebaja de las predicciones de subidas de la Fed les ha llevado a retrasar la llegada a la paridad al cuarto trimestre de 2016. Por ahora, según consideran los expertos de la firma, los únicos factores determinantes que harían que el dólar reanudara su rally serían las comunicaciones de los políticos de la Reserva Federal, a expensas de que aclaren las ambigüedades que se han derivado desde sus últimas declaraciones, así como el avance de la inflación subyacente hacia el objetivo del 2%. Sin embargo, a corto plazo, todavía le queda un largo camino a la moneda estadounidense.

Los mensajes que la Reserva Federal ha estado enviando en las últimas semanas parecen mostrar que la institución no quiere correr el riesgo de endurecer las condiciones de acceso a la financiación en un periodo lleno de volatilidad. “De momento las últimas comparecencias de los miembros de la Fed, encabezados por Yanet Yellen, siguen este camino dovish, por lo que las siguientes subidas de tipos de interés que preveíamos a finales del año pasado parece que se van retrasando. De hecho, la mayor probabilidad que estudiamos en estos momentos es que al final sea una subida y a finales de año”, explica Pinto.

La apreciación del billete verde respecto al euro en los últimos 12 meses, unida a las continuas caídas en el precio del crudo y al descenso en la demanda global están incidendo negativamente sobre los resultados de las compañías estadounideneses, lo que está generando un duro impacto sobre la economía americana. La evolución de la misma en las próximas semanas será clave a la hora de evaluar las medidas económicas que pondrá en marcha el banco central estadounidense. Aunque todavía queda ver hacia dónde irá el cruce entre el euro y el dólar, lo cierto es que los analistas consideran que no está siendo tal y como esperaban y que la paridad todavía podría tardar en llegar.

Mientras que tienen lugar las próximas citas con los bancos centrales, por ahora, los datos macroeconómicos serán los que determinen el comportamiento del billete verde. “Veremos dos datos críticos en lo que queda de semana. La inflación en la eurozona y el informe laboral en EE UU. Si los datos salen en línea con lo esperado, creemos que el euro se consolidará en la parta alta de su rango reciente, alrededor de 1,1350 a corto plazo”, apunta Díaz-Alvarez.

Hoy, el dólar ha perdido posiciones frente a algunas de las principales divisas del mundo, además de frente al euro. El yen sube un 0,15%, hasta los 0,0088 dólares. Por su parte, el yuan suma un 0,49%, hasta situarse en los 0,15 billetes verdes.