Decretada la máxima alerta terrorista en todo el país

Dos atentados en el aeropuerto y el centro de Bruselas causan 34 muertos y más de 200 heridos

La policía difunde la imagen de tres sospechosos de haber provocado el atentado en el aeropuerto

Uno de ellos estaría huyendo y la policía belga ha lanzado un aviso de búsqueda

Bruselas / Madrid

El terrorismo golpea la capital de la Unión Europea. Dos atentados terroristas consecutivos en el aeropuerto y el metro de la capital, reivindicados por el Estado Islámico, han provocado al menos 34 muertos y más de 200 heridos. Bélgica ha activado la máxima alerta terrorista y el plan de catástrofes en todo el país. El gobierno francés ha cerrado la frontera con Bélgica.

Yvan Mayeur, alcalde de Bruselas, asegura que "probablemente" haya 20 muertos en la estación de Malenbeek, si bien añade que la situación en el lugar es aún "caótica", según recoge Le Soir. Sumados estos 20 a los fallecidos en el aeropuerto suman 36.

Vagón en la estación de Maalbeek.
Vagón en la estación de Maalbeek.

La policía belga ha difundido a principios de la tarde la primera imagen de los presuntos terroristas, captadas por las cámaras de seguridad del aeródromo de la capital belga. De los tres hombres que se ven en la imagen, dos habrían muerto en el atentado, según el fiscal belga, Frédéric Van Leeuw. Las fuerzas de seguridad están buscando a un tercer hombre que aparece en el lado derecho de la imagen. La policía ha lanzado un aviso de búsqueda, al pedir ayuda a la ciudadanía para su captura.

Tras los atentados, Bruselas se ha transformado en una auténtica ciudad fantasma, sin transporte publico, con las escuelas cerradas, todos los lugares de ocio (restaurantes, bares, cines o teatros) clausurados y las principales arterias de la ciudad transitadas solo por las ambulancias. Los medios belgas evocan ya el estado de sitio que se vivió en Madrid en marzo  2004, en Londres al año siguiente en la propia Bruselas en noviembre pasado.

La crisis terrorista comenzó a las 8.15 de la mañana, cuando se produjeron dos explosiones en el aeropuerto internacional de Bruselas, a unos diez kilómetros del centro de la capital comunitaria. En estas dos primeras detonaciones, al menos una de ellas provocada por un suicida y precedidas por tiroteos y gritos en árabe, han muerto al menos 11 personas, según ha confirmado la fiscalía.

Posteriormente se ha producido otra explosión confirmada en el centro de Bruselas, en la estación de metro de Maalbeek, situada en Schuman, el conocido como barrio europeo, a 300 metros de la sede de la Comisión Europea y de la sede del Consejo Europeo, en el lugar donde se celebran las cumbres. La cifra de muertos de esta explosión asciende, por ahora, a 14, aunque el alcalde los eleva a unos 20.

Todos los edificios públicos han sido cerrados y evacuados. La Comisión Europea pide a empleados que no salgan de casa o de instituciones. El Gobierno belga ha decretado la alerta máxima terrorista y el plan de catástrofes, lo cual pone a disposición de las autoridades todos los hospitales de la ciudad.

El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, ha pedido a la ciudadanía que “evite cualquier desplazamiento” como medida de precaución tras las explosiones registradas en el aeropuerto Zaventem y la estación de Malbeek. “Por el momento, pedimos a la población que evite cualquier desplazamiento”, ha escrito Michel en Twitter. 

El tráfico ferroviario al aeropuerto ha sido suspendido. Eurocontrol, la Organización Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea, ha desviado 30 vuelos de Bruselas a otros aeropuertos europeos y ha cancelado el resto tras los atentados.Aena ha cancelado 29. Eurostar, operador ferroviario de Alta Velocidad que une Francia y Bélgica con Reino Unido a través del túnel bajo el Canal de la Mancha, ha suspendido el tráfico desde Bruselas y Reino Unido en ambos sentidos, tras las explosiones en Bélgica, según informa en un comunicado.