El grupo no descarta hacer compras en los países en que está presente

Botín: “nuestra ambición es crecer en beneficio y dividendo en 2016”

El exsecretario del Tesoro de Estados Unidos, Larry Summers, presidirá el organismo

Ana Botín advierte de la importancia de la transformación tecnológica del grupo

La presidenta del Banco de Santander, Ana Botín.
La presidenta del Banco de Santander, Ana Botín.

A la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, no le gusta hablar de política, o eso dice cada vez que se le pregunta por ello. Pese a ello, siempre aprovecha sus intervenciones para lanzar algún que otro mensaje a los diferentes gobiernos de turno, aunque estos estén, como es lógico, vinculados a la economía.

En esta ocasión, la primera ejecutiva del banco lanzó un mensaje al futuro Gobierno aprovechando su intervención en la junta general de accionistas celebrada el viernes en Santander. Pidió “reforzar” el clima empresarial para seguir creciendo. Reconoció que España “ha mejorado mucho en los últimos años y confío en que la recuperación económica continúe. Para que esto ocurra, necesitamos seguir reforzando el clima empresarial”.

Larry Summers, al frente del consejo internacional

La presidenta de Santander, Ana Botín, ha aprovechado la junta general de accionistas para anunciar la recuperación del consejo asesor internacional, presidido por Larry Summers, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos. Todos sus miembros tienen en común haber liderado la transformación digital de sus organizaciones o haber ocupado "posiciones del máximo nivel en su ámbito profesional".

Con este consejo asesor Santander pretende acelerar su transformación tecnológica. "La manera en que internalicemos y nos adaptemos a las nuevas tecnologías en los próximos años determinará nuestro éxito", declaró Ana Botín.

El banco recupera el consejo asesor tras haberlo suspendido el 14 de noviembre de 2014. En esa fecha, el banco decidió deshacer este organismo compuesto por 12 miembros, y entre los que estaba el expresidente de Bankia y exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, quien se incorporó en septiembre de 2013 al ser fichado por el entonces presidente de Santander, Emilio Botín. Este consejo asesor fuer creado en 1997, y estaba presidido por Antonio Fernández, expresidente de firma mexicana Modelo.

El nuevo consejo anunciado hoy está compuesto por 8 miembros. Entre ellos, además de Summers, se encuentra Sheila Bair, rectora de la Washintong College, expresidenta del FDIC, Franck D'Souza, consejero delegad de Cognizant y miembro del consejo de administración de General Electric, Majorie Scardino, consejera de Twitter y exconsejera delegada de Pearson, o Charles Phillips, consejero delegado de Infor, exdirector general y miembro del consejo de Oracle; Mike Rhodin, director general de IBM Watson; George Kurt, CEO y cofundador de CrowdStrike y James Whitehurst, director general y CEO de Red Hat.

En contestación a un accionista fue más concreta. Reclamó “estabilidad” política para que “los empresarios sigan invirtiendo, y para que la gente se anime a comprar una casa y haya confianza”. También reclamó seguir “con la mejora de nuestro sistema educativo como base del crecimiento sostenible, potenciar las exportaciones y apoyar a nuestras pymes y emprendedores, que son el motor principal de la economía”.

E insistió en que “se ha mejorado mucho en los últimos años, pero aún queda mucho por hacer”. Y también, como un recordatorio para el próximo Ejecutivo, la banquera añadió que “España y los españoles somos mejores de lo que pensamos.

Tenemos que creer más en nosotros mismos, en nuestras habilidades, nuestros extraordinarios logros y nuestro potencial”. Y citó a Ortega y Gasset: “Solo es posible avanzar cuando se mira lejos. Solo cabe progresar cuando se piensa en grande”.

La banquera anunció a los accionistas que Santander subirá el 5% del dividendo total con cargo a los resultados de 2016 y del 10% de la retribución en efectivo. El dividendo total ascendería así a 21 céntimos de euros por acción, de los que 16,5 céntimos se abonarían en efectivo y 4,5 céntimos se podrían elegir entre acciones o cash. Esta propuesta de remuneración al accionista sobre los resultados de 2016 implica una rentabilidad por dividendo del 5% a los precios actuales y manteniendo durante un año las acciones.

Defendió esta política de retribución “a pesar de la dificultad del entorno”. Además, reafirmó los objetivos presentados en septiembre durante el Investor Day que la entidad celebró en Londres. El banco espera que el beneficio por acción crezca a doble dígito en 2018, confía en alcanzar un ratio de capital con plena implantación de Basilea III de más del 11%, y una rentabilidad (ROTE) del 13%. En concreto, durante el presente ejercicio y 2017, “a pesar del entorno, nuestra ambición es crecer en beneficio y en dividendo por acción”.

Pese a estos anuncios, varios de los 27 accionistas que tomaron la palabra en la junta se quejaron del bajo dividendo. Botín aseguró que el banco está “bien posicionado en mercados con poblaciones jóvenes y de crecimiento, bajas tasas de bancarización y bajos niveles de endeudamiento, en los que podemos obtener retornos sobre capital muy superiores a los de los mercados desarrollados”.

Destacó que la estrategia del banco “para los próximos años se centra en el crecimiento orgánico en nuestros principales mercados”, pese a ello “no descarto en el futuro adquisiciones, como hemos hecho en Portugal (compró Banif), que complementen nuestras franquicias en nuestros mercados principales, siempre que tengan encaje estratégico y financiero.

Pero nuestra prioridad inmediata es optimizar nuestro modelo”. No perdió la oportunidad para defender su posición en Brasil, pese a la recesión por la que atraviesa el país. “Brasil ofrece una oportunidad clara a largo plazo; la del crecimiento y desarrollo de una de las principales economías emergentes del mundo. Gracias al excelente trabajo de nuestro equipo, estaremos muy bien posicionados cuando Brasil recupere a senda alcista”, declaró. En España, su nueva estrategia centrada en 1,2,3, le ha permitido superar el millón de nuevas cuentas.

Aseguró que la banca está “cerca de la conclusión de la agenda regulatoria”. Y reconoció que el banco tiene planes de contingencia en su filial británica si finalmente se produce el Brexit.