BBVA se prepara para emitir otro tanto en 'cocos'

Santander capta 1.500 millones en bonos a 10 años

Banco Santander ha emitido este martes 1.500 millones de euros en bonos, bajo una demanda por un volumen del doble

Ofrece un cupón del 3,250%

Fachada de una oficina de Banco Santander
Fachada de una oficina de Banco Santander

La gran banca española se ha acostumbrado a mantener un pie en los mercados para ir captando capital con el que reforzar permanentemente su solvencia ante la creciente presión regulatoria y las exigencias de los propios inversores. Banco Santander y BBVA se convirtieron este martes en el ejemplo de esta práctica con la celebración y la preparación de nuevas emisiones.

Así, de un lado, Banco Santander acudió este martes al mercado para emitir 1.500 millones de euros en bonos a 10 años. La entidad cerró la colocación a un precio de 268 puntos básicos sobre el midswap, el tipo de referencia para este tipo de emisiones.

La operación se llevó a cabo con el objetivo anunciado de reforzar el ratio de capital suplementario Tier 2 de la entidad y es la tercera emisión de este tipo que realiza en los últimos tiempos. Concretamente, la entidad que preside Ana Botín ya emitió hace justo un año otros 1.500 millones de euros en bonos a 10 años para mejorar este grado de solvencia mientras que el pasado noviembre realizó otra operación de este tipo en dólares.

Aunque la sesión bursátil resultó turbulenta (el Ibex cayó un 1,69%), Santander aprovechó este martes la cierta estabilidad que domina los mercados –especialmente los de deuda– tras la nueva batería de medidas no convencionales anunciada por el Banco Central Europeo el pasado jueves. Como consecuencia, la emisión recibió una amplia demanda, que fuentes del mercado informan que alcanzó los 3.100 millones de euros.

Los gestores de fondos fueron los principales inversores del papel distribuido por Santander, pues se hicieron con un 55% del mismo. Les siguen aseguradoras y fondos de pensiones, con un 36% y, a distancia, los bancos centrales y otros organismos oficiales, con un 5%.

Por distribución geográfica, un 44% de la deuda se colocó entre inversores de Francia, seguidos de los de Reino Unido (15%); de Alemania y Austria (11%); de Italia (8%), de los países del Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo), con un 7%; y de España y Portugal, con un 4%. Barclays, Citi, HSBC y UBS ejercieron, junto al propio Santander, como colocadores de la emisión.

Por su parte, BBVA ha registrado este martes ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el folleto de una emisión de bonos contingentes convertibles, cocos, en el argot financiero, que se transforman en acciones si la solvencia cae. Fuentes conocedoras de la operación avanzan que no hay fecha para realizar la emisión, de 1.500 millones, y que se esperará a una ventana de oportunidad propicia. BBVA ya realizó una emisión similar en febrero de 2015.