El banquero asegura que las empresas no piden crédito para realizar inversiones

Goirigolzarri retrasa a 2018 el nuevo proceso de fusiones en España

El proceso abierto para que los particulares recuperen su inversión en la OPS está cumpliendo su objetivo

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la rueda de prensa ofrecida hoy para explicar la nueva estrategia comercial de la entidad
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, durante la rueda de prensa ofrecida hoy para explicar la nueva estrategia comercial de la entidad EFE

Bankia celebra este martes su quinta junta general de accionistas desde su creación. Como telón de fondo este año su presidente dará casi por cerrado un capítulo que ha traído de cabeza a la entidad desde que Goirigolzarri y su equipo tomarán la riendas, la devolución de una gran parte del dinero que los pequeños accionistas invirtieron en la oferta pública de suscripción (OPS) de Bankia, llevada a cabo en julio de 2011. Todavía queda bastante dinero por devolver, pero parece que el proceso abierto hace casi un mes para que los particulares que participaron en la OPS recuperen su inversión sin acudir a procesos judiciales y solo con pasar por una oficina y rellenar una solicitud está cumpliendo su objetivo, e incluso se está reintegrando los ahorros en alrededor de una semana, frente a los 15 días fijados.

Tras la junta, el equipo de Bankia se centrará en finalizar el presupuesto de su nuevo plan estratégico 2016/2018, que pondrá el foco en el cliente, sin perder de vista su rentabilidad. Justo a mitad de este plan, en 2017, cumple el plazo para privatizar Bankia, aunque no se descarta que el nuevo Gobierno pueda ampliar esta fecha. Pese a ello, Goirigolzarri asegura que los objetivos fijados en el plan estratégico no se verán alterados.

De hecho, espera mejorar su rentabilidad, ahora con un ROE del 9%, y su beneficio, que fue de 1.040 millones en 2015, con un crecimiento del 39,2%. El nuevo plan contempla crecer de forma orgánica, ya que Bankia no puede participar en compras o fusiones hasta junio de 2017, por haber recibido 22.424 millones de euros en ayudas públicas. Pese a ello, podría darse la paradoja de que la entidad fuese privatizada antes de que comience el previsible nuvo proceso de fusiones en España. El banquero cree que ahora no hay presión para que la banca aborde nuevas operaciones corporativas. Pese a las medidas del BCE de nuevas bajadas de tipos de interés para situarlos al 0%, la presión es la misma que con los tipos ligeramente más altos, y en dos o tres años el sector podrá compensar esto menores ingresos con un menor coste de la financiación, y con menos provisiones. El problema se producirá si el BCE mantiene congelados los tipos de interés tres o cuatro años. Por ello, considera que la banca no emprenderá una posible nueva ronda de fusiones hasta 2018. Curiosamente Bankia podría participar ya en ella si ya se ha privatizado.

Goirigolzarri, que presumió de que en cuatro años Bankia se ha convertido en uno de los bancos más rentables, sólidos y eficiente de España, no quiso volver a poner fecha para abordar la devolución de las ayudas una vez que ya en 2012 estimase que podría hacerlo en 2016, algo que derivado de las convulsiones de los mercados no ha podido cumplir de momento. Las fusiones transeuropeas cree que no se producirán hasta que no se reestructure la banca en sus respectivos países, y queda tiempo como demuestra Portugal o Italia.

El banquero señaló que las últimas medidas adoptadas por el Banco Central Europeo son consecuencia de las peores previsiones económicas para Europa en cuanto a evolución del PIB y de la inflación y, aunque estas previsiones no son catastróficas, sí que auguran la entrada en un contexto recesivo. Pese a ello, y a que se acrecenta la presión en los márgenes del sector, cree que las medidas son positivas para España. “No estoy asustado por ellas. Creo que tendrá poco impacto en la cuenta de resultados”, dijo, para añadir que ahora no hay mucha demanda de crédito. Solo crece el circulante, pero no “hay demanda para hacer grandes inversiones y esto puede ser un impulso para las pymes y empresas.

Espera que el crédito neto en España suba “muy poco”, pero que ya sea positivo en empresas, con aumento de un dígito en empresas tras ocho años de caída y del 2% en hipotecas.

Un 66% más de clientes

La nueva estrategia con clientes lanzada por Bankia el 11 de enero, con la eliminación de todas las comisiones, ha permitido un mes después, en febrero, captar 23.970 nuevos clientes, lo que supone un 66% más que en el mismo mes del año pasado, ha explicado este lunes José Ignacio Goirigolzarri. En función de esa estrategia Bankia perseguía incrementar la vinculación de los clientes ya existentes al retirarles todas las comisiones por tener la nómina o pensión domiciliada en la entidad, aunque también se está registrando un incremento destacado de la captación de nuevos clientes.

Del mismo modo, se ha disparado la contratación de tarjetas de crédito por parte de clientes de Bankia en más de 45.000, lo que supone casi triplicar las 16.000 de febrero del año pasado.

Goirigolzarri ha resaltado que la nueva estrategia de clientes se basa “en la sencillez y la transparencia” porque los clientes “piden propuestas sencillas, entendibles y sin letra pequeña” y cuando atiendes sus peticiones, “los clientes otorgan su confianza”. Con esta estrategia, ha subrayado, buscaban que la experiencia del cliente con el banco “fuese cada vez mejor y, además, incrementar su vinculación”. “Los resultados son muy positivos. Haber sido capaces de atraer a 24.000 nuevos clientes en un solo mes nos permite afirmar que vamos por el buen camino”.