Estados Unidos ha reducido en 705 sus plataformas en un año

La OPEP apuntala su victoria en la guerra del petróleo

La Agencia Internacional de la Energía prevé una reducción de la producción de 750.000 barriles diarios por parte de los países ajenos al cártel

Ministro del Petróleo saudí, Ali Al-Naimi
Ministro del Petróleo saudí, Ali Al-Naimi

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ve la luz al final del túnel en la guerra de precios del mercado del petróleo. Esta era del oro negro barato se ha prolongado durante prácticamente dos años y ha llegado a desplomar la cotización del crudo en más de un 75%, desde los 115 dólares al mínimo de 27,88 dólares por barril. Ahora, con el Brent cotizando por encima de los 40 dólares, la organización cree que existen suficientes señales como para considerar que lo peor podría haber pasado ya.

Uno de los factores con los que la agencia respalda este análisis es la previsión de una mayor caída de los niveles de producción de fuera de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Según los datos que maneja, los países ajenos al cártel reducirán su suministro en alrededor de 750.000 barriles diarios. En este sentido, la agencia apunta directamente al enemigo número uno de la OPEP, Estados Unidos, cuyo fracking lleva tiempo sufriendo ante los bajos precios y se verá obligado a recortar en alrededor de 530.000 barriles diarios, es decir, más de un 70% del total de reducción previsto por la agencia para los países ajenos al cártel.

EE UU asumirá el 70% de la reducción total prevista por la AIE

A pesar de la mejora en términos de eficiencia de los pozos estadounidenses, sus costes siguen siendo elevados y el número de plataformas petrolíferas en funcionamiento lleva ya tiempo menguando a gran velocidad. Así, según los datos ofrecidos por Baker Huges, que lleva la cuenta de las plataformas en funcionamiento, en apenas un año 703 de estas instalaciones estadounidenses han echado el cierre, frente a las 171 de Canadá o las 257 plataformas que han cancelado su operativa en ese mismo periodo.

En su informe, la AIE destaca que, al margen de acuerdos para reducir la producción, son las propias “fuerzas de los mercados están ejerciendo su magia y obligando a los países menos eficientes a reducir sus niveles de producción”.

  • Un plan que está dando sus frutos

La estrategia de la OPEP, abanderada por Arabia Saudí, de aumentar las exportaciones de petróleo a máximos históricos para desplomar su precio y expulsar a los productores con costes más elevados esta surtiendo efecto y el cártel ve como su cuota de mercado aumenta. “La producción aumentó en 1,8 millones de barriles diarios respecto a los niveles de hace un año, toda vez que el menor suministro de crudo por parte de los países ajenos al cártel fue más que reemplazado por el aumento de las exportaciones de la OPEP”, señalan desde la AIE.

La agencia deja entrever, por tanto, que el cártel está ganando la guerra por el control del mercado de petróleo iniciada a mediados de 2014. En este sentido, expertos apuntan a que, además, lejos de desmoronarse por las luchas internas que se han producido entre los países miembros, una nueva organización podría estar gestándose. “Es posible que estemos asistiendo al inicio de un nuevo cártel formado por la fusión de Rusia y la OPEP, un agente económico terriblemente poderoso que controlaría el 73% de la producción mundial y que, además, contaría con un brazo militar”, señala Félix González director general de la EAFI Capitalia Familiar