Pasos para aprovechar las gangas si se es inexperto

Guía del inversor novato para entrar en Bolsa

La corrección sobre el parqué ha abierto una oportunidad para comprar a buen precio. Estos son los

Invertir en Bolsa puede suponer un quebradero de cabeza si no se conocen los productos a negociar
Invertir en Bolsa puede suponer un quebradero de cabeza si no se conocen los productos a negociar

Desde comienzos de año, el Ibex 35 acumula una caída del 7,94% que ha dejado la cotización de muchas empresas a precio de ganga y ha abierto las puertas a nuevas oportunidades de inversión. Los expertos hablan de una oportunidad única para tomar posiciones, para comprar barato y sacar rendimiento, lo que, unido a los bajos tipos de interés que tanto han menguado la rentabilidad de los depósitos y de las cuentas, pueden hacer que más de un ahorrador decida entrar a formar parte del mundo de la inversión en Bolsa.

  • Conozca los productos

“Lo primero que se debe saber es que esto no es un juego”, señala Javier Niederleytner, profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros de Instituto de Estudios Bursátiles que recuerda que “incluso con las inversiones más conservadoras, la rentabilidad puede llegar a ser negativa”.
Los expertos recomiendan siempre que el usuario se familiarice con los activos financieros con los que va a negociar “Incluso si opera bajo el amparo de un asesor financiero debería conocer el funcionamiento de lo que está comprando y vendiendo”, aconseja Carlos Fernández, analista de XTB.

En algunos casos, los intermediarios crean incluso cuentas demo para los inversores noveles en las que experimentar y familiarizarse con los productos. A la hora de negociar títulos, Europa exige ahora pasar el test Mifid. Se trata de un cuestionario sencillo que revela el conocimiento del potencial inversor en los diferentes activos financieros que estarán a su alcance.

  • Elija un buen bróker

Si el usuario decide finalmente operar en Bolsa, lo primero que debe hacer es encontrar un bróker, un intermediario, que se ajuste a sus necesidades. La intermediación bursátil es un sector que cuenta cada vez con más posibilidades y competencia, por lo que obtener una cuenta relativamente personalizada no debería ser difícil.

Elegir mal al bróker puede suponer pérdidas cuantiosas en forma de comisiones, por lo que es recomendable buscar y comparar entre las ofertas disponibles.

En ello han jugado un papel importantísimo los bróker online que, con su reducción al máximo de los costes, han desplomado las comisiones que se pagan por la negociación de activos financieros. “Con nosotros te puedes abrir una cuenta en 10 minutos es todo online, no hay que enviar nada de documentación, todos los contratos se firman vía electrónica”, señalan desde DeGiro. El cliente tiene que hacer una transferencia para captar sus datos del banco y empieza a operar con una comisión máxima 10 euros y mínima de 2 euros mas el variable, en función de la Bolsa en la que se quiera invertir.

De forma similar funciona Self Bank. Aunque sus tarifas son ligeramente más elevadas, ofrece carteras personalizadas para estrategias tanto conservadoras, como dinámicas o de dividendos.

Si se quiere un mayor asesoramiento financiero, los bancos tradicionales se antojan, pese a sus comisiones más altas, como la mejor opción para que los más inexpertos le pierdan el miedo a operar sobre el parqué. Por ejemplo, BBVA ofrece un servicio telefónico de contratación de valores personalizado con un experto que proporcione “información útil para que puedan llevar a cabo sus decisiones de inversión”.

  • Técnica de la doble 'D': Dividendo y diversificar

“Si el inversor es novato, debe olvidarse de la especulación”, señala Niederleytner que recuerda que “antes la gente compraba en Bolsa para cobrar los cupones: el dividendo. A los que nunca se han decidido les debemos enseñar que en el parqué también se invierte para cobrar el dividendo”. En este sentido, el profesor del IEB apunta que los dividendos están siendo absolutamente divergentes frente a los depósitos y se puede obtener un 6% o un 7%”, comenta el experto. “A corto plazo se puede perder, pero si nos lo tomamos como un depósito con una rentabilidad más alta, y confiamos en el medio y largo plazo, saldrá bien”, recomienda.

CFDs, un activo vedado para nuevos inversores

Los CFDs son un derivado financiero con apalancamiento que permiten aumentar la exposición al mercado sin disponer en ese preciso momento de capital. Así, se puede invertir, por ejemplo, por valor de 10.000 euros aportando 1.000.

Los riesgos, eso sí, son muy superiores a la inversión tradicional. “Es un contrato por diferencias. Con las acciones, únicamente puedes perder una parte, pero con este tipo de derivados puedes quedarte sin nada”, señala Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets.

Según el experto, los CFDs son un activo prohibido para novatos. “Si pienso en el inversor que se beneficia de estos productos imagino un trader con varias pantallas llenas de gráficos”, señala.

Los CFDs son el derivado más utilizado por los inversores en corto, que obtienen rentabilidad de la pérdida de valor de un activo.

A esta estrategia Fernández añade la diversificación de la cartera. “Los novatos tienden a invertir en una única compañía todo su dinero, pero, para reducir riesgos es mejor invertir en empresas de sectores diferentes”, señala el analista de XTB. Además, recuerda que para novatos es interesante pagar un poco más por un stop loss, una especie de barrera que deshace las posiciones cuando la cotización de la acción cae de un nivel, evitando así pérdidas cuantiosas.