Aspira a conceder 1.000 millones de euros este año y a superar el millón de clientes

Bankinter refuerza su área de tarjetas y crédito al consumo

Bankinter hace una apuesta decidida por rearmar su negocio de tarjetas bajo la marca Bankintercard

Aspira a superar los 3.000 millones de euros de inversión en crédito al consumo para 2020

El director general de Bankinter Consumer Finance, Alfonso Saez.
El director general de Bankinter Consumer Finance, Alfonso Saez.

Bankinter ha decidido abrazarse al negocio de crédito al consumo como palanca de crecimiento estratégica del grupo. Tras reforzar la unidad durante el pasado ejercicio y disparar sus resultados, la entidad ha decidido sacar punta a la actividad con un lavado de cara de la compañía y una apuesta decidida por el negocio de tarjetas.

De esta forma, Bankinter Consumer Finance abandona la anterior denominación de “Obsidiana”, bajo la que operaba su negocio de tarjetas revolving (de pago aplazado), una de los principales pialres del área, y que pasa a denominarse Bankintercard.

Se abandona así una denominación e imagen implantada en 2008 y se apuesta por un diseño más “moderno y sexy”, según ha avanzado este jueves el consejero director general de Bankinter Consumer Finance, Alfonso Saez.

En paralelo, Bankinter lanza un ambicioso plan estratégicoque arranca con el objetivo de superar los 1.000 millones de euros de inversión en crédito al consumo durante este ejercicio (frente a los 719 millones de 2015) y de alcanzar el millón de clientes. La mira está puesta en alcanzar un inversión de 3.000 millones de euros para el año 2020

Bankinter ya elevó las apuestas en torno a su negocio de crédito al consumo el año pasado cuando recuerda que la dotó de más recursos y nuevos equipos, “con el objetivo de convertir este negocio en una de sus principales vías de ingresos”, aprovechando la recuperación detectada en el mercado nacional de consumo, que se tradujo en un crecimiento del 14% tras años de caída.

En concreto, el saldo medio anual vivo de crédito al consumo, que creció un 11% entre 1997 y 2004, se disparó un 18% durante los años del boom hasta alcanzar su máximo en la concesión de 103.000 millones de euros en España en el año 2007. A partir de ahí, la cifra ha sufrido un descenso del 8% hasta la actualidad. En 2015, sin embargo, por primera vez desde el estallido de la crisis, el saldo creció pasando de los 58.000 millones de 2014 hasta los 59.000 millones.

En este marco, Bankinter amplió el foco que tenía puesto en el negocio, duplicó plantilla e invirtió 15 millones en tecnología. Además, reforzó el consejo de administración de Bankinter Consumer Finance, que pasó a estar presidido por María Dolores Dancausa, consejera delegada del banco, e incorporó a dos consejeros externos para ganar en independencia. Fueron Mario Armero, expresidente GE España y vicepresidente de Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones) y Patricia Ayuela, directora del área de Motor de Línea Directa (propiedad de Bankinter).

Con estos mimbres, la firma de consumo de Bankinter elevó el volumen de inversión de la compañía hasta los 719 millones de euros, lo que supuso un incremento del 71% respecto a los datos de 2014. Durante el ejercicio, además, se captaron 190.000 nuevas cuentas, es decir un aumento del 121%, hasta alcanzar un total de 730.000 clientes.

Las cifras sitúan a Bankinter Consumer Finance como la compañía de crédito al consumo con mayor crecimiento en el año. La firma obtuvo un margen bruto de 83,2 millones de euros. Y, aunque la firma incrementó un 55% los gastos para reforzar la estructura de la firma y afrontar los nuevos proyectos, el beneficio antes de impuestos se situó en los 39,4 millones de euros.

Actualmente, las cifras sitúan a la unidad de Bankinter con un 6,7% de cuota de mercado dentro del grupo de entidades especializadas adscritas a Asnef (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito), y con el control de un 13% del total de tarjetas revolving.

Para elevar ahora el pulso comercial de esta actividad, Bankinter se apoyará en cinco líneas de negocio: los principales pilares seguirán siendo las tarjetas y la concesión de préstamos de consumo, pero además se potenciarán los créditos auto y la financiación directa en puntos de venta. Finalmente, una de las estrategias clave será el “Proyecto Trajano”, que pasa por aprovechar las sinergias con otras compañías del grupo, fundamentalmente con la aseguradora Línea Directa, que cuenta con una base de 2,3 millones de clientes a los que ofrecer propuestas de financiación.

“Queremos ser el tercer pilar de Bankinter y sumarnos a la banca tradicional y a Línea Directa”, avanzó este jueves Saez. Con el lema “porque la vida es lo único que no se puede aplazar”, la firma busca dar soluciones de crédito a medida para cada cliente. La entidad aprovechará la adquisición del negocio retail de Barclays en Portugal para extender su apuesta por el crédito al consumo en el mercado luso.