_
_
_
_
Breakingviews
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Hacktivismo’ judicial

Puede que se haya abierto la puerta a una victoria de la privacidad que defiende Apple. El juez federal de Brooklyn (Nueva York)_dijo el lunes que el FBI no puede obligar al gigante de la tecnología a burlar la seguridad de un iPhone. La sentencia confirma que una ley de hace 225 años no es aplicable y que el hackeo afectaría indebidamente a Apple.

Un juez de Los Ángeles falló a favor de los federales, asegurando que una orden de registro válida, las preocupaciones sobre la seguridad nacional y la Ley de Mandatos Judiciales de 1789 daban el derecho legal para forzar a Apple. La compañía, que no tuvo la oportunidad de justificarse antes de la sentencia, protestó y su apelación se producirá a finales de este mes.

El juez de Nueva York, cuya decisión será revisada por un magistrado superior, fue mucho más escéptico y su opinión ha adoptado muchos de los argumentos de la empresa. La norma que permite tribunales llenar los vacíos con su jurisdicción legal, no es aplicable, consideró, cuando otras leyes en el Congreso han evitado que compañías como Apple no respondan al tipo de peticiones que el FBI está haciendo a la firma. Además, eso obliga a que la empresa ponga en peligro la seguridad iPhone –y afecta a una característica que muchos clientes encuentran atractiva– lo que dañaría injustificadamente a su negocio y a la filosofía de Apple.

El Congreso, por su parte, tendrá la oportunidad de opinar el martes, cuando el asesor general de Apple, Bruce Sewell, y el director del FBI, James Comey, testifiquen ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes. Teniendo en cuenta que la intimidad personal se enfrenta en este caso contra las necesidades de aplicación de la ley, ninguna de las partes puede contar con el apoyo de los legisladores. Pero, al menos, el asunto se tratará de manera frontal antes de que quienes están mejor posicionados tomen una decisión.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_