Se decretó prisión sin fianza para tres de los seis arrestados

ICBC pide la puesta en libertad de sus directivos

El banco chino ICBC asegura que está cooperando con las autoridades y exige que se libere a los directivos que se mantiene arrestados para evitar su fuga o la destrucción de pruebas.

Sede en Madrid del Comercial Bank of China (ICBC), la mayor entidad financiera del gigante asiático. EFEArchivo
Sede en Madrid del Comercial Bank of China (ICBC), la mayor entidad financiera del gigante asiático. EFE/Archivo EFE

La filial del banco chino ICBC en España reclama la puesta en libertad inmediata de los tres empleados de la entidad que aún siguen detenidos, después de que el juez haya rechazado dejarlos en libertad bajo fianza, según un comunicado remitido hoy.

La semana pasada, durante el registro policial de la oficina del ICBC en Madrid, se detuvo a seis empleados para ser interrogados, tres de ellos abonaron una fianza de 100.000 euros que les permitió salir de la cárcel, mientras que otros tres siguen privados de libertad, algo que critica la entidad.

El código español de enjuiciamiento criminal, recuerda el banco, establece que el juzgado sólo puede denegar la fianza si existe “riesgo evidente de que los sospechosos puedan cometer un delito, destruir pruebas o fugarse”.

El banco pone como ejemplo que si realmente los detenidos hubiesen querido eludir a las autoridades, uno de ellos no habría viajado a Madrid desde un país que está fuera de la jurisdicción española, como Luxemburgo, para “cooperar con la investigación”.

Y es que la entidad recuerda que con ese fin viajó de inmediato a España el primer presidente de la sucursal de ICBC en Madrid, que hacía unos años se había trasladado a Luxemburgo para trabajar en la sede central de ICBC Europa, tras lo cual fue detenido.

Otro ejemplo de la “disposición” que según el banco tienen sus empleados para cooperar con las autoridades es el de una trabajadora de la oficina de Madrid, que se encontraba en excedencia en China, y decidió regresar a España para colaborar con la investigación “aun siendo consciente del riesgo de ser arrestada”.

Además, la mujer detenida tiene problemas de salud y se encontraba recibiendo atención médica, como lo demuestra el historial médico presentado al juzgado, añade la entidad.

El banco espera que las autoridades españolas garanticen los derechos fundamentales de los empleados del banco y añade además que las autoridades judiciales hicieron copias de toda la información de la oficina de Madrid relevante para el caso, por lo que no existe posibilidad de que las pruebas puedan verse comprometidas si se libera a los detenidos tras el pago de una fianza.

En cualquier caso, el ICBC insiste en que respeta el papel de las autoridades judiciales españolas en la investigación de su oficina de Madrid y reafirma su respeto por el conjunto del sistema judicial español y su compromiso con el apoyo a los intercambios económicos y comerciales entre China y España, así como con las buenas relaciones entre ambos países.

“Como banco con una importancia sistémica mundial, ICBC siempre ha hecho especial énfasis en la prevención del blanqueo de capitales y confía plenamente en sus capacidades para contrarrestar este tipo de actividades”.

Sin embargo, la semana pasada la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil registró la oficina del ICBC en Madrid en una operación contra el blanqueo de capitales.

En la operación, dirigida por el juzgado de Instrucción número siete de Parla (Madrid), los agentes de la UCO inspeccionaron la entidad bancaria, situada en el centro de Madrid, clonaron ordenadores y requisaron documentación.

Los arrestados, todos ellos de nacionalidad china, fueron trasladados a las dependencias de la Guardia Civil en Tres Cantos antes de pasar a disposición judicial.

La oficina de ICBC en Madrid abrió en enero de 2011, pero es una sucursal del ICBC Europe por lo que su supervisión corresponde al regulador luxemburgués y no al Banco de España.