El próximo 7 de marzo está previsto celebrar una cumbre

Temor a que Schengen se rompa en 10 días por la crisis de refugiados

Refugiados e inmigrantes desembarcan en el puerto de Pireo en Atenas.
Refugiados e inmigrantes desembarcan en el puerto de Pireo en Atenas. EFE

El Consejo de Ministros de Interior de la UE reflejó hoy en Bruselas las tremendas discrepancias de los países europeos en la gestión de la crisis de los refugiados. Al término de la reunión, el comisario europeo de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía, Dimitris Avramopoulos, advirtió que “si no se alcanza un acuerdo en un plazo de 10 días, el sistema [de Schengen] puede romperse del todo”.

El plazo apuntado por Avramopoulos expiraría el próximo 7 de marzo, día en el que la UE tiene previsto celebrar una cumbre extraordinaria con Turquía para intentar convencerla de que frene el flujo de refugiados sirios hacia Grecia.

La alerta de la Comisión coincide con la proliferación de controles fronterizos dentro del área Schengen y con la creciente tensión entre los socios europeos, en particular entre Grecia y Austria.

El Gobierno de Alexis Tsipras llamó a consultas a su embajadora en Viena, en señal de protesta por las recientes maniobras del Ejecutivo austriaco para intentar evitar que los refugiados abandonen Grecia camino de otros países europeos.

Austria y otros países de la UE acusan a Atenas de incumplir sus obligaciones de vigilancia de la frontera exterior de la zona Schengen. Bruselas ya ha exigido a Grecia que refuerce el control, so pena de excluirla temporalmente como un país de la zona Schengen.

Austria ha incumplido la ley al fijar un número tope de refugiados, pero Bruselas no se plantea expedientarla.