Pacto de investidura con el PSOE

Rivera: “Toca sentar las bases de una nueva política”

En un acto solemne en el Congreso ante diputados de ambos grupos parlamentarios. ATLAS

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha pedido a otros partidos, en especial al PP, que participen del pacto de gobierno entre el PSOE y C's firmado este miércoles, señalando que el problema “no es de aritmética”, la mera suma de los escaños de distintas fuerzas políticas, sino de “generosidad”.

Tras rubricar el acuerdo con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados, Rivera ha celebrado que ambas formaciones hayan logrado situar “lo que las une por encima de lo que las separa”.

Pero “todo esto no lo podemos hacer solos”, ha admitido, señalando que para poner en marcha las 200 propuestas contenidas en el acuerdo “hace falta voluntad política”.

Por eso, ha instado a otros partidos, especialmente al PP, a demostrar “la misma valentía y generosidad”, especialmente a “aquellos que defienden la unidad de los españoles y un gobierno constitucionalista y una economía solvente que cumpla con España y con Europa”.

Sobre la posibilidad de que Ciudadanos entre en un Gobierno con el PSOE, Rivera ha reiterado que no han hablado de ello pero que no lo descarta y que, en cualquier caso no es un tema “prioritario”. A su juicio, lo relevante es garantizar que el acuerdo se cumpla y eso, ha indicado, se puede hacer tanto desde dentro como desde fuera del Ejecutivo.

Entre los puntos del documento, PSOE y Ciudadanos han acordado prohibir la concesión de indultos en delitos vinculados a la corrupción, la violencia de género y contra los derechos humanos y que el Gobierno aporte más información a las Cortes Generales sobre los indultos concedidos. Entre las acciones represivas, han pactado tipificar el delito de enriquecimiento injusto o ilícito y la figura del testaferro dentro de las modalidades de delito de encubrimiento.

También proponen revisar el delito de financiación ilegal de partidos políticos “rebajando significativamente la cuantía mínima que da lugar a los supuestos con penas de prisión” y tipificar la manipulación de las cuentas anuales de los partidos.

Para luchar contra la corrupción el sector privado, el PSOE y Ciudadanos han acordado regular los lobbys para “evitar la influencia indebida y los riesgos de corrupción que derivan del tráfico de influencias” y establecer beneficios en la contratación con el sector público para las empresas que firmen “pactos de integridad”.

Finalmente, entre las medidas de control, han establecido la creación de una Oficina Anticorrupción con capacidad de actuación directa y coordinada en todo el sector público y la ampliación de los poderes del Tribunal de Cuentas. 

En materia laboral, el pacto mantiene el contrato indefinido tal cual pero propone cambios en el temporal, que queda limitado a dos años y se incrementa la indemnización por despido.

El texto mantiene la propuesta del PSOE de redactar un nuevo estatuto de los trabajadores y cambiar o derogar la reforma laboral impulsada por el PP.