Nissan presenta el nuevo Leaf y ayudas a la compra

Nissan presenta un plan ‘quitamiedos’ para el coche eléctrico

Vehículo eléctrico de Nissan de la quinta generación del Leaf.
Vehículo eléctrico de Nissan de la quinta generación del Leaf.

Se venden menos de 2.000 coches eléctricos en España al año. En 2015, se matricularon 1.957 unidades en el territorio, según datos de la patronal española de fabricantes de vehículos Anfac. Y sin embargo, Nissan está convencida de que “es el momento del automóvil eléctrico”.

La enseña, que apuesta por la “movilidad cero emisiones” desde 2004, confía en que el mercado de estos vehículos ‘enchufados’ repetirá el crecimiento del 40% en ventas del año pasado del país. Y espera que la nueva generación de su modelo Leaf le permita, al menos, mantener el 31% de cuota que ya tiene la marca en el país, según detalló Manuel Burdiel, director de ventas de Nissan Iberia a Cinco Días. El Leaf es el eléctrico más vendido en España.

Nissan comenzó ayer en Madrid el roadshow de presentación de la quinta generación del Leaf, del que ya se han vendido más de 200.000 unidades en todo el mundo. “Es la quinta renovación en tres años”, destacó Francesc Corberó, director de comunicación de Nissan. “La tecnología va a la velocidad de renovación de los teléfonos móviles”, comentó, aludiendo al Mobile World Congress, que se celebraba también ayer en Barcelona. El vehículo sale a la venta a un precio de unos 20.170 euros, sumando los incentivos a la compra del plan Movea del Ministerio de Industria con los descuentos que ofrece la marca. Cuenta con una autonomía máxima de 250 kilómetros.

Allí en Barcelona, la enseña mostró también su nuevo Leaf con el sistema de conectividad Connect EV app, que está disponible ya en Reino Unido. Entre sus funcionalidades destaca la posibilidad de comprobar, desde el teléfono móvil, el nivel de carga del vehículo, encender el climatizador, además de incorporar un buscador del vehículo a través del móvil, útil para cuando se estaciona en aparcamientos de grandes dimensiones como un aeropuerto.

Para impulsar ese “momento”, la empresa acompaña las ventas de sus vehículos (el Leaf y la furgoneta eNV200) con tres programas destinados a “resolver las dudas de los futuros compradores de vehículos enchufados”. Tres Meses para Cambiar supone que el cliente puede probar el eléctrico durante ese tiempo y si no le convence, adquirir uno de combustión de la marca. Y para los efectivos dueños, Nissan sufraga hasta con 1000 euros la instalación de un punto de recarga en la vivienda del cliente con el programa Instalafácil y pone a su disposición, con el Plan Larga Distancia, un coche de combustible durante 14 días al año para los viajes, tal y como detalló Marta Marimón, gerente comercial del vehículo eléctrico en Nissan.

Pero “la verdadera implantación del vehículo eléctrico vendrá de la colaboración pública y privada”. Así, Burdiel celebró “las restricciones al tráfico por alta contaminación en el centro de Madrid que ha aprobado el Ayuntamiento y otras ciudades antes en Europa”. Sin embargo, delante del coordinador general de Medio Ambiente, Sostenibilidad y Movilidad del Ayuntamiento, José Antonio Díaz Lázaro-Carrasco, señaló que “no es suficiente”. “Es necesario un plan de incentivos a la compra como el reciente plan Movea estable y definido en el tiempo; es necesario incrementar las infraestructuras de carga rápida y fomentar el uso con recargas, peajes o aparcamientos gratuitos”, aseguró. “Las ciudades tienen que cambiar de hábitos para ser más sostenibles”, afirmó Burdiel.

El director de ventas explicó que “el plan Movea es una buena noticia” porque da visibilidad hasta octubre al menos de los incentivos a la compra. Sin embargo, espera que se prolonguen. ”En Francia, los planes tienen por lo menos dos años de duración para que el comprador esté tranquilo con un escenario estable”; señala.

El consejero, por su parte, aseguró que el “Ayuntamiento de Madrid apuesta por la movilidad eléctrica”. El Consistorio prepara además un plan de calidad del aire “aún más restrictivo” para la ciudad. “Los vehículos diésel tienen su nicho de funcionamiento pero fuera de las ciudades”, remarcó.

Nissan destacó además que España está “a la cola de Europa” en puntos de recarga y de carga rápida. En el país, hay unos 1.300 puntos de carga para vehículos eléctricos repartidos por el territorio español, de los que solo 160 son de carga rapida. Nissan ha invertido dos millones de euros en instalar muchos de estos puntos. Sin embargo, en Reino Unido hay 5.962 puntos de carga de los que 656 son rápidos.