Franquicia basada en la butifarra
Butifarring llega a Hungría

Butifarring llega a Hungría

La empresa cuenta con un escaso recorrido, pues solo han pasado tres años desde que se creara, en 2013.

La marca Butifarring, especializada en bocadillos a la brasa de primera calidad, se expande fuera de nuestras fronteras. El país elegido para internacionalizarse ha sido Hungría, donde han abierto una franquicia en su capital, Budapest. La empresa cuenta con un escaso recorrido, pues solo han pasado tres años desde que se creara, en 2013.

Sin embargo, la historia que hay detrás de la apertura del nuevo restaurante refleja el éxito de la marca. Detrás del mismo se encuentran las opiniones de miles de consumidores que han pasado por el establecimiento catalán. De hecho, tal y como explica el CEO de la compañía, Eric Camps, “los franquiciados húngaros nos conocieron a través de un artículo en un blog americano” tras el cual, hace un año, conocieron el local in situ.

“Se enamoraron de nuestras butifarras y de nuestro concepto, y al ser Hungría uno de los países más 'salchicheros' del mundo, iniciaron conversaciones con nosotros para abrir una franquicia en Budapest", explica.

Entre los secretos de esta compañía se encuentra la calidad de su cocina. Así, detrás de los fogones está Albert Gómez, que formó parte de El Bulli. También hay otros cocineros de gran prestigio, como Martín Berasategui. Este maestro es el responsable de la selección de los ingredientes y productos que conforman la carta de bocadillos, guarniciones y salsas.

Del mismo modo, la cocina está configurada a partir de un horno de brasa con sarmiento, carbón vegetal y madera, aunque para sus responsables, la clave del éxito se encuentra en los proveedores “todos de primera línea, que elaboran los productos siguiendo las recetas elaboradas por su chef ejecutivo”.

Espacio gastronómico

Butifarring también dispone de un espacio gastronómico en la ciudad condal, calle. De 80 metros cuadrados de superficie, este se encuentra dividido en dos ambientes. El primero es el laboratorio de Investigación y desarrollo del chef Albert Gómez. El segundo, una sala polivalente que tiene diferentes usos y que se ofrece a particulares y empresas para la celebración de eventos.

En este espacio Butifarring también realiza conferencias, talleres, degustaciones y catas de producto de manera periódica, así como talleres de emprendimiento y networking. Respecto al futuro de Butifarring, sus responsables explican que en los próximos meses abrirán dos restaurantes propios más, uno en Mataró y otro en Barcelona.

Normas
Entra en EL PAÍS