La demanda de los inversores más que duplicó la oferta de la empresa

Apple recibió peticiones por sus bonos por más de 25.000 millones

La compañía destinará el dinero a pagar dividendos y recomprar acciones

Tim Cook, consejero delegado de Apple.
Tim Cook, consejero delegado de Apple. Reuters

Apple, la mayor compañía del mundo por capitalización bursátil, volvió a presumir esta semana de músculo financiero. La compañía colocó bonos por un total de 12.000 millones de dólares (unos 10.770 millones de euros). Ahora bien, la demanda de los inversores más que duplicó la citada cifra, al llegar a superar los 28.000 millones de dólares (cerca de 25.130 millones de euros).

De hecho, los bancos colocadores negociaron con Apple la posibilidad de elevar el volumen de la demanda hasta 15.000 millones de dólares, según Financial Times. Pero finalmente, no hubo variación. “Apple ha demostrado que es un valor refugio para épocas de crisis”, explican fuentes del mercado.

Esta fortaleza financiera destaca si cabe aún más en la actual situación, dado que Apple cuenta con más de 216.000 millones de dólares entre liquidez y equivalentes, e inversiones a corto y largo plazo, muy por encima de los 53.000 millones de deuda a largo plazo de la compañía. La cuestión principal es que el 93% de estos fondos están fuera de EE UU y la compañía que dirige Tim Cook no quiere repatriarlos para evitar el pago de impuestos.

“Prefieren emitir deuda y no tocar su liquidez porque les sale más rentable”, señalan las citadas fuentes, que bromean con que Apple y otros gigantes tecnológicos como Google, Cisco Systems o Microsoft pueden ser los bancos del futuro dada sus inmensas tesorerías. Ya en 2013, Apple realizó una emisión de bonos de 17.000 millones.

La emisión de deuda se realizó en nueve tramos diferentes, con vencimientos a dos, tres, cinco, siete, 10, 20 y 30 años, según la información remitida por Apple a la SEC. Entre ellos, la empresa de la manzana colocó 1.500 millones de dólares en los denominados green-bonds, unas obligaciones destinadas a financiar proyectos relacionados con la ecología y el medio ambiente. Es la primera emisión de estas características que realiza Apple. Los cupones fijados van desde el 3,25% en las obligaciones a 10 años al 4,65% en la deuda a 30 años.

La empresa indicó en el prospecto remitido a la SEC que el dinero captado se destinará a propósitos generales, entre los que figura la financiación del dividendo, capex, adquisiciones y la recompra de acciones. En este sentido, en el mercado se apuesta por que Apple acelere sus planes de retribución al accionista. La compañía había destinado hasta final de 2015 un total de 153.000 millones de dólares a sus programas recompra de acciones y pago de dividendos, de los 200.000 millones previstos.

Al mismo tiempo, Apple ha contribuido a reavivar los mercados de deuda, que han vivido el peor inicio de año de las últimas décadas. Entre las empresas que han colocado bonos en este periodo, además de Apple, figuran grandes grupos como Anheuser-Busch, AT&T, Honeywell, IBM o Daimler.

Más de 112.200 millones en deuda de otras empresas

Apple contaba con más de 216.000 millones de dólares (casi 194.000 millones de euros) entre liquidez e inversiones a corto y largo plazo a final del pasado año. Una cifra que no ha dejado de crecer ejercicio tras ejercicio en los últimos ocho años al ritmo del crecimiento de los ingresos gracias al éxito de productos como el iPhone, el iPod y el iPad, entre otros.

De ellos, en torno a 177.000 millones de dólares (cerca de 159.000 millones de euros) son inversiones a largo plazo, según la información remitida por Apple a la SEC.

En este escenario, la compañía de la manzana tenía 125.000 millones de dólares (en torno a 112.200 millones de euros) en deuda corporativa de otras empresas.

De igual forma, Apple contaba con más de 40.000 millones de dólares en bonos del tesoro de EE UU, 5.300 millones en papel de otras agencias públicas de estadounidenses y otros 6.500 millones en deuda de administraciones públicas de fuera de EE UU.