El PSOE ve posibilidades de acuerdo con Iglesias

PP y C's presionan a Sánchez para que rompa con Podemos

Podemos insiste en que no negociará hasta que los socialistas se alejen de Ciudadanos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE

El Partido Popular y Ciudadanos instaron hoy al PSOE a cerrar cualquier posibilidad de pacto con Podemos, que el lunes presentó un plan de Gobierno que incluye un referéndum en Cataluña. La formación morada, por su parte, insistió en que solo negociará si el PSOE se aleja de Ciudadanos. El líder socialista, Pedro Sánchez, aseguró que su equipo analizará el proyecto presentado por Pablo Iglesias y señaló que hay elementos comunes entre el programa de Podemos y del PSOE. 

Rechazo frontal a un referéndum independentista

Pedro Sánchez se reunió ayer con los portavoces de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y Democràcia i Llibertat. El líder socialista trasladó su negativa a apoyar un referéndum independentista en Cataluña.

ERC y Democràcia i Llibertat han acordado que “votarán lo mismo” en la investidura de Pedro Sánchez, según ha confirmado esta tarde el portavoz de DiL, Francesc Homs, para quien “a efectos prácticos sería lo mismo abstenerse que ausentarse”.

Al igual que ha hecho el portavoz de ERC, Joan Tardà, que se ha reunido con Sánchez minutos antes que él, Homs ha trasladado al candidato socialista que no fijará una posición a su investidura hasta saber “si hay acuerdo, con quién, de qué manera y en qué condiciones”.

También le ha dicho que con lo que conoce hasta ahora su voto es “no”, pero que si hubiera alguna propuesta de referéndum por su parte la “valorarían”, y le ha explicado que el trabajo de DiL en el Congreso estará toda la legislatura al servicio de las instituciones catalanas

La cuenta atrás para que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, se someta al debate de investidura el próximo 2 de marzo ha empezado y las presiones se han redoblado. El portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, afirmó ayer que esta semana será “decisiva” en las negociaciones para la formación del próximo Gobierno porque cree que será cuando el PSOE elija “definitivamente” entre Podemos y el partido de Albert Rivera. En su opinión, Sánchez tendrá que optar por “un reformismo regenerador, europeísta y constitucionalista” o por la opción de Podemos, “que significa más paro, una subida desbocada de los impuestos a la clase media y menos España”.

El Partido Popular, por su parte, reprochó a Sánchez su silencio ante las propuestas que le hace Podemos para un acuerdo y le pidió que abandone el “teatro”, “se retrate” y le diga de una vez a los españoles si quiere un gobierno con Pablo Iglesias.

Así lo indicó el portavoz de los populares en el Congreso, Rafael Hernando. En cualquier caso, consideró que las posibilidades de Sánchez para lograr la investidura están aún “muy lejos". Hernando insistió en que el PP no renuncia a intentar formar gobierno si fracasa el secretario general socialista. Además. aseguró que ya hay puntos de “entendimiento” con Ciudadanos para otro eventual debate de investidura.

En cualquier escenario en el que no intervenga Podemos, PP y PSOE están obligados a pactar. Por ejemplo, una alianza entre PSOE y Ciudadanos solo saldría adelante con la participación o, como mínimo, la abstención del PP. Y viceversa. El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy no tiene posibilidades de lograr la reelección si el PSOE vota en contra de su investidura.

Por otra parte, el portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, confirmó ayer que aún no han nombrado una comisión para negociar con el PSOE porque entienden que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, debe cerrar un encuentro con Pablo Iglesias y además decidirse ya entre el gobierno de cambio o Ciudadanos.

En rueda de prensa en el Congreso, Errejón señaló no obstante que están “un poco más cerca” y que se ha “avanzado algo”, aunque no “a velocidad de crucero”. El portavoz de Podemos aseguró que su formación no apoyará la investidura de Sánchez si no llegan a un acuerdo con el PSOE para formar un gobierno de coalición. Es decir, no apoyará a los socialistas si lo que pretenden es formar un gobierno en solitario, aunque ello suponga ir a una repetición de elecciones en junio. Además, la formación morada también votará en contra de Sánchez ante un eventual pacto con Ciudadanos.

Podemos presentó este lunes un programa de gobierno de 98 páginas que contempla un Ejecutivo de coalición liderado por Sánchez y con Pablo Iglesias de vicepresidente. La formación morada defiende un drástico aumento del gasto público y una subida generalizada de impuestos. Entre otras medidas, abogan por el elevar el tipo máximo del IRPFdel 45% al 55%.

Sánchez señaló que ordenó a su equipo negociador que analizara el programa presentado por Podemos. El líder socialista aseguró que hay elementos comunes en los proyectos de ambos partidos, aunque reconoció que parte de las medidas de la formación morada no se pueden llevar a la práctica.

Guindos alerta de los riesgos de elevar el gasto público y subir impuestos

El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, advirtió ayer de que “cualquier agenda que de alguna forma esté basada en el incremento del gasto público, de los impuestos y del déficit volvería a poner a España inmediatamente en la situación del año 2011”.

Guindos hizo estas declaraciones en un encuentro en Pamplona, donde participó en un acto organizado por el think tank Civismo. El ministro de Economía reaccionó ante las propuestas presentadas por Podemos, que incluyen un incremento presupuestario de 24.000 millones anuales, una subida del IRPFa rentas superiores a 60.000 euros o el incremento del impuesto sobre sociedades.

Luis de Guindos defendió que “España desde el inicio de la crisis hasta prácticamente mediados del año 2013 perdió cerca del 9% de su renta”. Y aseguró que ahora se está recuperando la situación. Sin embargo, avisó de que un cambio en las políticas económicas podrían hacer descarrilar la mejora económica. En España “no hay ningún indicador de economía real” que señale que la economía se esté desacelerando y “perfectamente” este año se podrá crecer un 3 %. De hecho, el primer trimestre de 2016 será “muy parecido” al último de 2015, con un avance en torno al 0,8%.

El ministro de Economía destacó que España entra en 2016 con buena “inercia”, aunque la evolución económica va a depender de la “agenda política” y del “signo” del nuevo Gobierno, algo que “nadie sabe en estos momentos”.

No obstante, subrayó que una agenda económica “populista” no ayudaría “lo más mínimo”, ya que en su opinión solo provocaría un endurecimiento de las condiciones de financiación en los mercados de capitales, con la consiguiente repercusión en la economía y el empleo.