Editorial

El básico control de los salarios

El incremento salarial medio aplicable este año es prácticamente del 1%, según recogen los convenios colectivos firmados en ejercicios pasados pero con efectos también este año, más los acuerdos cerrados en los primeros 40 días del ejercicio. Los avances de los salarios, por tanto, siguen ciñéndose a los criterios establecidos en el acuerdo nacional firmado por la patronal y los sindicatos, y que en la práctica supone mantener la moderación en los costes laborales. Es cierto que los pactos cerrados este año tienen incrementos ligeramente superiores, de hasta un 1,49%, pero en absoluto incompatibles con el criterio de moderación salarial que tan buenos resultados ha producido en materia de incremento de la competitividad y creación de empleo en los últimos ejercicios.

Aunque es de esperar una presión creciente para recuperar el tono alcista de las remuneraciones laborales, convendría que siguiesen bajo control, al igual que están bajo control los precios de consumo. Así, además de recuperar lentamente cierto poder adquisitivo, incrementado doblemente por el desplome de los costes de los carburantes, es la mejor garantía de nuevas ganancias de competitividad frente a los competidores manufactureros, que supone ganar empleo, cuota de mercado exterior y reducción del desequilibrio externo.