La pantalla 3D Touch del iPhone 6s llega a los coches

La pantalla 3D Touch del iPhone 6s llega a los coches

Este año, Huawei y Apple han planteado una importante revolución para los teléfonos inteligentes, y más concretamente para sus pantallas desde la llegada de los paneles táctiles. Se trata de una tecnología capaz de reconocer la presión que se ejerce sobre el panel, y que da nuevas funciones en función no sólo de la posición del dedo en un plano bidimensional, sino tomando datos también sobre la profundidad de la interacción tácil.

Evidentemente, las aplicaciones de este tipo de tecnología no dependen sino directamente de cómo se aproveche a través del software, y lo único que se ha conseguido es abrir un enorme campo de nuevas funciones para los dispositivos que ya están montando pantallas táctiles. Algo que afecta a los teléfonos inteligentes y tabletas, evidentemente, pero que también se pretende llevar a la consola y el sistema de infoentretenimiento de los vehículos. Al menos, esa es la intención que Synaptics ha planteado de forma pública.

Hace un año ya mostraron, en un vídeo conceptual, cómo estas pantallas son capaces de introducir nuevas funciones y posibilidades para la interacción de los usuarios con sus dispositivos móviles. Mostraron un piloto en que el usuario podría desplegar nuevos menús contextuales en su teléfono inteligente en base a la presión que se ejerce sobre la pantalla del terminal y, sin embargo, ahora han manifestado su intención de aplicar estas novedades tecnológicas al sistema multimedia y de infoentretenimiento de los vehículos.

Por el momento, más allá de una alianza estratégica en el sector no han adelantado fechas de impelementación de su tecnología, ni han detallado posibles acuerdos con fabricantes del sector. En cualquier caso, sí se ha podido conocer que están trabajando por, como ya adelantábamos, no sólo mejorar la precisión de esta tecnología, sino garantizar que a través del software es capaz de dar al usuario una mejor experiencia, sin distracciones al volante o minimizadas en tanto que sea posible, y todo ello con funciones que expriman el potencial de la tecnología. Mientras tanto, aún son muchos los fabricantes, también de teléfonos inteligentes, pendientes de adoptar en sus productos estas nuevas pantallas sensibles a la presión.

Normas