Colocaciones

Las cédulas hipotecarias, el producto estrella

El mercado se ha caracterizado por una elevada volatilidad, tipos bajos y la participación activa del BCE.

Clasificación de bonos Ampliar foto

El año ha concluido bordeando la cifra récord de bonos emitida en 2014, con las cédulas hipotecarias como el segmento más activo, con un total de 20.000 millones de euros, superando las expectativas del mercado, según los expertos consultados.

El sector financiero supuso un 43% del volumen total, seguido por el sector público, con un 42%, y las empresas, con el 15%. “El mercado de renta fija se ha caracterizado por la elevada volatilidad, un escenario de tipos de interés bajos y la participación activa del BCE”, apunta Juan Isusi, responsable de originación de renta fija Europa de BBVA.

En el mundo soberano la desaparición de participantes tradicionales, como las comunidades autónomas, junto con la disminución de emisiones de otras agencias (ICO, FADE) han hecho que este mercado se haya reducido a las emisiones del Tesoro Público, resaltan desde Santander.

Las frases

Álvaro Bergasa, director de mercado de capitales de Banca March: “En lo que va de año, se nota un repunte de los bonos de titulización para compañías”

PABLO LLADÓ, director de mercado de capitales de Crédit Agricole: “2016 será un mercado de ventanas hasta que se resuelva la incertidumbre política”

En el ámbito corporativo, las eléctricas han sido las más activas, con 5.200 millones de euros emitidos, señala Richard Basham, responsable de préstamos sindicados de Citi: “Las eléctricas también han extendido vencimientos mediante operaciones de liability management [gestión de pasivos]”.

Para Álvaro Bergasa, director de mercado de capitales de Banca March, “2015 ha sido activo para los emisores recurrentes investment grade [con grado de inversión], pero se redujo la actividad de high yield [bonos de alta rentabilidad]”. En lo que va de año, señala, “se nota un repunte de los bonos de titulización para compañías”.

Las incertidumbres geopolíticas en 2015, sobre todo Grecia y China, “han sido compensadas por la demanda de primarios, debido a la escasez de papel en secundario originada por el programa de recompra de BCE”, subraya Popular.

De cara a 2016, la deuda sénior será la más utilizada, anticipa Société Générale, que prevé “un volumen importante de cédulas, sobre todo si el mercado sigue siendo volátil.”

Por su parte, Barclays estima que, dado el fuerte comienzo del año, “con 17.250 millones de euros de nuevas emisiones de bonos garantizados en Europa y 2.500 millones de cédulas en España en una semana, y el anuncio del BCE de extensión del programa de compra de activos hasta marzo de 2017, esperamos que este tipo de activo continúe entre los preferidos”.

En el ámbito corporativo, el sector más activo ha sido el eléctrico, con 5.200 millones

Desde CaixaBank apuntan que, en un entorno de tipos bajos, el inversor busca activos líquidos con una rentabilidad mínima para mitigar la volatilidad del mercado. “Un ejemplo es la emisión sindicada realizada por el Tesoro español, de 9.000 millones de euros a 10 años”.

Javier González, responsable de mercado de capitales de BNP, no prevé que se cierren de manera prolongada las ventanas de emisión de bonos en 2016. “La bajada del precio del crudo, la devaluación del euro y las políticas acomodaticias del BCE proporcionarán un margen de maniobra a la economía europea para compensar los efectos de la desaceleración en países emergentes”.
Sabadell vislumbra para 2016 un mercado más difícil, “en parte debido a la liquidez en los bancos, que darán préstamos muy baratos”.

Andrés Calzado, responsable de mercado de capitales Iberia de Nomura, menciona la dificultad de encontrar activos con rendimientos atractivos. Por tanto, “las emisiones subordinadas de créditos altamente clasificados son las más interesantes”. 

Las cédulas hipotecarias seguirán siendo uno de los activos más emitidos en 2016, aseguran desde Bankia. Además, “el año estará marcado por la volatilidad en los mercados”. Goldman Sachs pronostica que el mercado seguirá ofreciendo oportunidades para que los emisores puedan diversificar su financiación en un escenario de tipos de interés bajos y una política de compra de activos del BCE”.

En Ibercaja señalan que este ejercicio continuará la volatilidad en los mercados, “con ventanas de liquidez que serán aprovechadas por los emisores que requieran financiación y/u optimizar su estructura de capital”. Finalmente, Pablo Lladó, director de mercado de capitales de Crédit Agricole, apunta que 2016 “será un mercado de ventanas hasta que se resuelva la incertidumbre política”.

En Deutsche Bank esperan que "en 2016 podamos experimentar volatilidad debido a la inestabilidad económica y política en Europa. Si la subida de tipos en EEUU causa problemas para las economías emergentes podríamos ver efectos negativos para algunas empresas europeas". Los inversores, por su parte, han perdido dinero en 2015, lo que provocará que tengan mayor cautela a la hora de entrar en nuevas transacciones. No obstante, creemos que una política monetaria europea expansiva, combinada con progreso en el campo de la política fiscal, podría crear condiciones constructivas para los bonos españoles y europeos, concluyen.