Editorial

Un mercado que necesita transparencia

El lento proceso de recuperación del mercado inmobiliario en España ha sido objeto de diversos análisis a partir de las múltiples fuentes de estadísticas que miden la evolución de precios y el número de transacciones. A los datos que proporcionan instituciones públicas como el Instituto Nacional de Estadística (INE) o el Ministerio de Fomento, hay que sumar los suministrados por otras entidades, como es el caso de la Sociedad de Tasación, Tinsa, el Colegio de Registradores, el Consejo General del Notariado, Idealista o Fotocasa. En un esfuerzo por facilitar un acceso más claro al funcionamiento del mercado, estas entidades han decidido sumarse a un nuevo proyecto que comenzará a funcionar en pocas semanas: un portal de internet en el que ciudadanos y empresas podrán acceder a las estadísticas de todas estas fuentes, además de otra información sobre el mercado, como la que aportará la Asociación Hipotecaria Española, por ejemplo, que colabora con la iniciativa.

El principal objetivo de la nueva plataforma es dotar de mayor transparencia a un sector cuyo análisis resulta especialmente complejo precisamente por la ausencia de una metodología común y homogénea en la elaboración de las estadísticas. Pese a que la heterogeneidad de las fuentes seguirá manteniéndose, el nuevo portal permitirá acceder a los criterios que utiliza cada una de ellas, lo que aportará mucha más información y hará posible ponderar con más objetividad y acierto la situación del mercado y su futura evolución. Sin duda, hubiese sido más deseable, y también más útil, que el proyecto incluyese una homogeneización de los criterios de recopilación y tratamiento de los datos o, mejor aún, la puesta en común de toda esa ingente y valiosa información para elaborar un índice de referencia que permitiese tener una radiografía lo más fiel posible de los precios del mercado inmobiliario español.

A falta de todo ello, la iniciativa constituye un paso más –y un esfuerzo loable por parte de entidades públicas y privadas– en la tarea de insuflar transparencia a un sector que ha vivido la crisis más larga de su historia. Un proceso de crecimiento vertiginoso y brutal hundimiento al que contribuyó, entre otros factores, la opacidad casi endémica de este mercado. La buena evolución de la economía y las perspectivas de crecimiento están alimentando poco a poco la recuperación del ladrillo en España y atrayendo una inversión que aguarda un nuevo ciclo alcista en el precio de los activos. Ese proceso es, sin duda, una buena oportunidad para los inversores y para la propia economía española, pero también constituye un gran riesgo por la tentación de repetir los errores del pasado. Este nuevo portal de internet es una herramienta valiosa para sentar las bases de un crecimiento sano, transparente y sostenible.