Tras la negativa de Industria a aceptar el plan de viabilidad, será desconectada de la red

El consejo de Elcogás acuerda el cierre de la planta el 31 de enero

La central de Puertollano acumula 211 millones de pérdidas

José Manuel Soria, ministro de Industria en funciones.
José Manuel Soria, ministro de Industria en funciones.

El consejo de administración de Elcogás acordó ayer ratificar la desconexión de la planta de Puertollano de la red eléctrica el próximo 31 de enero. Según aseguran fuentes próximas al consejo, la medida, que supone en la práctica el cierre de la central termoeléctrica, se ha adoptado después de que Industria haya rechazado abiertamente el plan de viabilidad que sus accionistas le presentaron el 22 de diciembre, como una vía de solución sugerida por el propio ministerio.

Participada por siete compañías eléctricas, principalmente, Endesa Generación (40,99%); EDFInternacional (31,48%) e Iberdrola (12%), los cambios regulatorios derivados de la reforma eléctrica del Gobierno la “han hecho inviable económicamente”, indican las mismas fuentes. Las perdidas acumuladas por una instalación paralizada hace aproximadamente un año, alcanzan los 211 millones de euros (unos 20 millones hasta el 30 de noviembre de 2015).

El temor a este desenlace se avivó el martes después de que el ministerio rechazara la propuesta de reconvertir la instalación en una central híbrida (según la sugerencia que hizo en su día el departamento que dirige en funciones José Manuel Soria) para generar electricidad con gas y biomasa (90 MW de un total de 335 MW), lo que le permitiría percibir la retribución incentivada de las energías renovables.

En el plan presentado en diciembre, Elcogás plantea el cobro de dicha retribución durante el periodo transitorio de dos años (a contar desde enero de 2015) y en tanto se concluye la reconversión. La sociedad le calcula una retribución de 35 millones de euros anuales y una inversión para cambiar su estructura productiva de 25 millones de euros.

El ministerio ha argumentado que no puede pagar otorgar dicha retribución hasta que no se hayan realizado las inversiones y la planta logre esos incentivos en una subasta abierta a la concurrencia. De lo contrario, podría ser considerada una ayuda de Estado por parte de la Unión Europea. A la vista de la reacción de Industria, en Elcogás ya no se fían de la promesa que este hizo de que realizaría una subasta ad hoc para otorgar las primas para la planta híbrida (en realidad, para la producción con biomasa).

Las fuentes antes citadas recuerdan que la modificación regulatoria que se pide como condición sine qua non para que Elcogás tenga futuro, la han reclamado también los distintos partidos políticos, el Gobierno de Castilla La Mancha y los sindicatos.

El desenganche del sistema eléctrico, que se había prorrogado dos veces el año pasado, tiene dífícil vuelta atrás. Máxime tras las declaraciones de José Manuel Soria en las que descalificaba rotundamente el plan de viabilidad. Según sus palabras, la propuesta, de 170 páginas, “no es un plan de viabildiad”, sino la insistencia de un cambio regulatorio que el Gobierno no puede aceptar. “Cuando Elcogás nos presente un plan, lo estudiaremos”.

“Una falta de delicadeza política”, aseguran fuentes próximas a Elcogás, que atribuyen a la provisionalidad de un Gobierno que el año pasado, en que se enfrentó a elecciones autonómicas y generales, “dio largas con promesas que no podía cumplir”.

El sindicato CCOO ha pedido senda reuniones con el Ministerio de Industria y con el presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha para intentar evitar el cierre, que supondría el despido de sus casi 140 trabajadores.