Christian Morales, vicepresidente de Intel para EMEA

“Los centros de datos ya generan a Intel ingresos de 16.000 millones"

Christian Morales, vicepresidente de Intel para EMEA.
Christian Morales, vicepresidente de Intel para EMEA.

El mayor fabricante de microprocesadores del mundo quiso dejar claro en su presentación de resultados de 2015 y del último trimestre del año (en la noche del jueves, hora local española) que cada vez su negocio depende menos de la industria del PC. Yparece que lo logró. La compañía facturó en el ejercicio 55.400 millones de dólares (50.849 millones de euros), un 1% menos que en el año anterior, y obtuvo un beneficio neto de 11.420 millones de dólares, un 2,4% menos. Pero, sus divisiones ligadas a los centro de datos y al internet de las cosas, dos negocios pujantes, crecieron un 11% y un 7%, respectivamente.

“El primero de estos negocios ya nos ha generado 16.000 millones de dólares al año y, el segundo, 2.300 millones. También nuestra división de memorias no volátiles aportó 2.500 millones”, destacó en una entrevista telefónica Christian Morales, vicepresidente de Intel para EMEA. El directivo subrayó que el mercado de PC y tabletas representó el 60% de los ingresos de la compañía (32.200 millones), pero solo el 40% de los beneficios operativos, pues los márgenes en los procesadores para los centros de datos son mucho mayores que para los PC. Según Morales, si todas esas líneas de negocio “siguen creciendo como lo hacen ahora, es muy probable que en dos años nuestros ingresos por PC estén a la par que el resto de las divisiones”.

El ejecutivo se mostró “satisfecho” con los resultados del cuarto trimestre. En ese periodo, Intel obtuvo un beneficio neto de 3.616 millones de dólares (un 1,3% menos frente al mismo trimestre del año anterior) y una facturación de 14.914 millones, un 1,3% más. “Han estado en línea con nuestras expectativas y algo por encima de lo esperado por los analistas (14.800 millones) y ello nos han permitido acabar el año de forma sólida, pese al entorno macroeconómico, los cambios de divisa y la ralentización de China”. Este contexto provocó, según el directivo, que el negocio de PC cayera un 8% en 2015 y un 1% en el cuarto trimestre.

“No nos preocupa que Amazon haya comprado una empresa de chips. Este es un mercado con mucha competencia y lo que debemos hacer es ofrecer propuestas de valor”

Intel, que espera incrementar su facturación entre un 5% y un 9% en 2016, avanza una estabilización o una ligerísima caída en la industria de los ordenadores. “Existe una demanda latente en los mercados emergentes y cuando mejore la economía se volverá a invertir en PC”, dijo el ejecutivo, que destacó el mercado español, donde la venta de ordenadores ha crecido un 12,5% en unidades en 2015 y un 11,1% en valor (Intel creció un 19,7% en unidades y un 15,7% en valor).

Morales precisó que, a fecha de noviembre, la tecnología de Intel de 14 nanómetros (desarrollada en Irlanda) representaba ya más del 50% del volumen de producción de su división de procesadores para consumo, “gracias al fuerte tirón de la sexta generación de los procesadores Intel Core, de los que hemos tenido más demanda que capacidad para entregar”. El directivo también apuntó que la categoría de 2 en 1 (equipos que funcionan como portátil y tableta) han tenido un crecimiento de un 96% en 2015 frente al año anterior. “Es el segmento que más está creciendo y seguirá haciéndolo este año”. También los PC gaming (para jugar) han elevado su presencia en un 74%. Y Morales está convencido de que la venta de ordenadores crecerá, especialmente en los países emergentes, cuando se desarrollen interfaz más naturales, que permitan manejar estos equipos con gestos, voz.

“Hemos visto mucha inversión en infraestructuras TI en países maduros, pero en los países emergentes está por venir”

Respecto al negocio de PC, el vicepresidente de Intel apunta más lejos. “Ya tenemos PC en un chip, que simplemente conectas a una pantalla tonta y la conviertes en inteligente”. La compañía presentó precisamente en el último CES de Las Vegas un PC de bolsillo, del tamaño de una memoria USB.

En cuanto al negocio de los centros de datos, Intel prevé un crecimiento de doble dígito para este año. “Es cierto que en el último trimestre de 2015 aumentamos los ingresos 4.300 millones, un 5% más que en el mismo periodo de 2014, pero nos hemos quedado por debajo de los 4.400 millones previstos por los analistas. Pero ello se ha debido a que el último trimestre de 2014 fue muy fuerte en el tema de la nube”. Aún así, añadió, “se ha visto mucha inversión en infraestructuras TI en países maduros [para impulsar un mundo más inteligente y conectado], pero en los países emergentes está todavía por venir”.

A Morales no le inquieta que Amazon, “un cliente muy importante para nosotros”, haya comprado la empresa de chips israelí Annapurna Labs. “En este mercado hay mucha competencia; es como un campeonato donde hay que situarse en buena posición, y lo que tenemos que hacer es seguir innovando para tener propuestas de valor y asegurarnos que tenemos la estrategia acertada”.

“El internet de las cosas será protagonista en Davos”

Intel ha dejado claro que quieren reinventarse y que el internet de las cosas (que permite hacer inteligentes múltiples objetos) es una de sus apuestas de futuro. Así, lo demostró en el último CES donde enseñó una nueva generación de drones y de robots, estos últimos con “sensibilidades humanas y con mejor visión gracias a nuestras cámaras RealSense”.

Las últimas compras de Intel han ido en esta dirección de diversificar negocio. La firma hizo en 2015 la mayor compra de su historia. Adquirió Altera por 16.700 millones de dólares para crecer en el internet de las cosas y los centros de datos. También hace unos días anunció la adquisición de la firma alemana Ascending Technologies, que fabrica pequeños drones. Según algunos analistas, Intel ha invertido pronto en el internet de las cosas, porque no quiere que el mercado le pille con el pie cambiado, como le ocurrió con la explosión de los smartphones. Morales lo tiene claro: “En Davos [el foro económico que tendrá lugar entre los próximos 20 y 23 de enero] el gran tema de debate será la cuarta revolución industrial. Es decir, el internet de las cosas, pues cada vez hay más inteligencia artificial, más dispositivos en el mercado que pueden aprender entre sí y reaccionar a eventos, y todo esto va a tener un gran impacto en todos los sectores. No es ciencia ficción;es realidad”.