La cuantía media acordada ascendía a 22.804 euros en 2015

La indemnización pactada en los despidos cae a niveles de 2002

Un obrero trabaja en la construcción de una vivienda.
Un obrero trabaja en la construcción de una vivienda. EFE

Entre enero y septiembre del pasado año se registraron 154.822 casos de despidos individuales. Tal y como prevé la ley, el empresario y el trabajador intentaron llegar a un acuerdo antes de acudir a los tribunales y que fuera un juez el que dictaminara sobre la procedencia o improcedencia de dicho despido. Si bien, las partes solo llegaron a un pacto en 75.220 de estos despidos (el 48% del total), según los datos oficiales del Ministerio de Empleo.

Estos pactos incluyeron los acuerdos sobre la indemnización a pagar al trabajador, y según estas cifras de los tres primeros trimestres de 2015, la cantidad media pactada ascendió a 22.804 euros, un 5% menos que entre enero y septiembre de 2014. Es, además, la indemnización media pactada más baja desde el año 2002, cuando esta se situó ligeramente por encima de los 17.000 euros para cada despido pactado.

En estos últimos 13 años la indemnización media pactada en los despidos individuales en los servicios de mediación y arbitraje y conciliación ha sufrido notables variaciones en función del número de despidos y, sobre todo, de las distintas legislaciones vigentes.

Casi la mitad de los despedidos eran especialistas

Los últimos datos estadísticos detallados sobre despidos que elabora el Ministerio de Empleo son de 2014. Según el perfil que arrojan estas cifras, más de la mitad de los despedidos –independientemente de si mediaba o no acuerdo entre el trabajador y la empresa– tenían la categoría profesional de “especialistas”. Les siguieron los trabajadores no cualificados, que representaron alrededor de uno de cada cuatro despidos de 2014 y los técnicos titulados y los administrativos o asimilados, que representaron poco más del 10% de despedidos cada una de estas categorías.

Mientras que los menos afectados por los despidos fueron los técnicos no titulados: solo el 4,7% de los despedidos pertenecía a este colectivo. Asimismo, una de cada tres rescisiones de contrato se produjo en empresas de entre uno y nueve asalariados, que son habitualmente las más afectadas por los despidos. Por el contrario, las compañías que despidieron menos fueron aquellas que tenían entre 26 y 50 trabajadores en plantilla, en ellas trabajaban el 9% de los despedidos en 2014.

En cuanto a la antigüedad de los empleados que fueron despedidos ese año, uno de cada tres llevaba trabajando en su empresa entre uno y cinco años; mientras que un 27% tenía entre seis y diez años de antigüedad y otro 26%, más de diez años.

Por otra parte, los despidos afectaron de forma homogénea a todas las edades comprendidas entre 25 y 59 años. Mientras que solo el 2,3% de los despedidos tenían menos de 25 años y solo el 3,7% era mayor de 60 años.

Siete de cada diez rescisiones se produjeron en el sector servicios;el 18% en la industria; el 7% en la construcción y el 5% restante en la agricultura.

En 2009, que fue el peor año para el empleo de toda la crisis económica, esta indemnización media pactada llegó a casi 37.000 euros, debido en parte a los numerosos despidos de trabajadores con más antigüedad. Pero, sobre todo, a que aún no se habían producido las reformas laborales de 2010 y 2012 que facilitaron el uso de los despidos objetivos por causas económicas, que tienen una indemnización inferior (de 20 días por año trabajado y un tope de 12 mensualidades) y terminaron con la indemnización de 45 días y hasta 42 mensualidades para los nuevos trabajadores.

Desde 2012, el número de despidos pactados en los actos de conciliación se multiplicaron por tres debido a que la reforma laboral de ese año eliminó el despido exprés, en el que el empresario podía admitir la improcedencia del despido y pagar la indemnización sin tener que intentar pactar con el trabajador.

Si bien, en estos últimos tres años, las cantidades reconocidas en estos despidos no han aumentado en la misma proporción debido al citado uso de los despidos objetivos por causas económicas y a la generalización de la indemnización de 33 días por año trabajado con tope de 24 mensualidades.

Además, estas indemnizaciones medias oscilan mucho territorialmente y van desde los casi 33.000 euros de la Comunidad de Madrid a los 11.400 de La Rioja. Y Cataluña, Murcia y País Vasco fueron las únicas regiones donde crecieron las indemnizaciones en 2015.

Sin embargo, si además de los despidos en los que hay acuerdo entre el trabajador despedido y el empresario se incluyen en estos cálculos el resto de despidos, sobre todo en los que intervienen los jueces, el coste medio del despido se recorta a la mitad. Así lo dicen las estadísticas del Banco de España de septiembre de 2015, que indican que el coste medio por indemnización por trabajador despedido asciende a 10.508 euros.