En el primer aniversario del atentado contra el 'Charlie Hebdo'

La policía francesa mata a un presunto terrorista

La policía francesa ha abatido a un hombre que intentó entrar a una comisaria del distrito 18 de París (en el que se encuentra Montmartre) armado con un cuchillo y vistiendo lo que parecía un cinturón de explosivos mientras gritaba “Allahu Akbar" (Alá es grande). El incidente coincide con el primer aniversario del atentado contra la revista Charlie Hebdo. Minutos antes, el presidente galo François Hollande pronunciaba un discurso en otra parte de la ciudad en honor al suceso del año pasado.

Aunque inicialmente se pensó que el hombre abatido portaba un cinturón de explosivos, el portavoz del Ministerio de Interior, Pierre-Henry Brandet, confirmó que el dispositivo que portaba era falso. El presunto terrorista trató de entrar a la fuerza en la oficina de policía de un distrito que había sido marcado como objetivo por los terroristas que perpetraron los atentados del pasado mes de noviembre en París.  

Francia ha estado en estado de alerta desde los tiroteos producidos en enero de 2015 en la redacción de Charlie Hebdo y una tienda judia, en los cuales fallecieron 17 personas en un periodo de tres días. La alerta aumentó en noviembre, cuando 130 personas fueron asesinadas en la capital francesa en una operación coordinada que incluyó tiroteos y bombas suicidas en una sala de conciertos, varios bares y restaurantes y un estadio de fútbol. El Estado Islámico reclamó la autoría de los atentados del 13 de noviembre.

En su discurso Hollande ha prometido mejorar el equipo policial para evitar nuevos ataques y ha defendido las estrictas medidas de seguridad implementadas tras los atentados de hace dos meses, a pesar de que el Gobierno socialista las había rechazado anteriormente. Estas medidas incluyen un estado de emergencia de tres meses durante el cual la policía ha llevado a cabo cientos de redadas en casas, mezquitas, restaurantes y hoteles. "El terrorismo no ha dejado de ser una amenaza para nuestro país", subrayó el presidente francés repitiendo la promesa de aumentar los cuerpos policiales.