Pidió abonar un 45% menos

La Audiencia rechaza rebajar la fianza de Benjumea

Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa.
Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa.

Felipe Benjumea, expresidente de Abengoa, tendrá que pagar la fianza íntegra de 11,5 millones que le impuso la Audiencia Nacional, al igual que los 4,5 millones que le exigió al exconsejero delegado, Manuel Sánchez Ortega. Ambos exdirectivos preguntaron si tenían que descontar el 45%.

La respuesta ha sido “no”. La semana pasada, Benjumea preguntaron a la Audiencia Nacional si el importe de la fianza tenía de ser el efectivamente percibido (es decir, tras el descuento del pago a cuenta del IRPF por hasta el 45%) o los 11,5 millones solicitados. Lo mismo ocurre con los 4,5 millones exigidos al exconsejero delegado, Manuel Sánchez Ortega.

Benjumea explicaba que el auto “adolece de un concepto oscuro”, pues en él se especifica que "los querellados deben poner como fianza las cantidades que cada uno han percibido como consecuencia de sus indemnizaciones o cláusulas de sus contratos […]".

La respuesta del tribunal ya está encima del tapete. Asegura en un auto que lo que plantearon no fue una aclaración, sino una discrepancia y que por ello deben plantear los correspondientes recursos.

ABENGOA B 0,01 0,00%
ABENGOA 0,02 -1,50%

Así, “no ha lugar a aclarar ni a rectificar el íntegro contenido del auto dictado por con fecha 18 de diciembre de 2015 por el que […] se acordó admitir a trámite la querella […] así como requerir Felipe Benjumea Llorente y a Manuel Sánchez Ortega para que prestaran fianza por importe de 11,5 millones de euros y 4,5 millones, respectivamente, para asegurar las responsabilidades pecuniarias que en definitiva puedan declararse procedentes".

El pasado 18 de diciembre, la Audiencia nacional acusó a Felipe Benjumea y a Manuel Sánchez Ortega de un delito de administración desleal y de uso de información privilegiada y exigió las respectivas fianzas civiles.

La Audiencia ha solicitado a la CNMV que remita toda la información de que disponga sobre los pagos a Felipe Benjumea y Manuel Sánchez Ortega; también todos los datos sobre las operaciones de compraventa de BlackRock, gestora a la que fue a trabajar Sánchez Ortega dos meses después de salir de Abengoa y que apostó contra las acciones de Abengoa. La auditora de las cuentas del grupo, Deloitte, también está bajo la lupa de la Justicia: tendrá que enviar el último informe elaborado sobre las cuentas de Abengoa.

La querella, presentaba por el despacho Izquierdo Asociados y también por Ius Aequitas, el pasado 30 de noviembre, en nombre de dos bonistas con una inversión de 104.000 euros, destaca que la caída en Bolsa de Abengoa y su filial estadounidense Yield “tiene su origen en una horrible gestión”. El texto también hace referencia al abono a los exdirectivos de sendas indemnizaciones, de 11,48 millones de euros para Felipe Benjumea, y de 4,48 millones para Sánchez Ortega, además de 3,3 millones en concepto de bonus variable que percibiría “a cuenta de 2015 hasta su salida" en concepto de cumplimiento de objetivos.