Editorial

Agria disputa entre ingenierías

Un punto fuerte de la imagen de solvencia exterior que tiene el mundo empresarial español descansa en sus magníficos grupos de ingeniería. Su grado de reconocimiento es sobresaliente, como lo es la tradicional disputa que hay entre las empresas de carácter público y las privadas. Un enfrentamiento que en esta ocasión va a llegar a Bruselas. De hecho, un grupo formado por varios colectivos regionales representantes de sociedades de ingeniería han presentado ante las instancias pertinentes de la Comisión Europea un requerimiento que refleja sus quejas. En concreto, la petición es que haya un control respecto a las adjudicaciones sin concurso que ha efectuado el Gobierno española a las empresas Ineco y Tragsa. Los responsables de las distintas asociaciones que agrupan a las empresas privadas de ingeniería ya han presentado en diversas ocasiones escritos con sus quejas ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Más allá de la defensa de los intereses de cada cual, lo ideal sería llegar a un acuerdo que configure un marco de reglas del juego transparentes, eficaces y flexibles. Pero, sobre todo, que garanticen una sana y abierta competencia que redunde en el fortalecimiento de un sector que se ha convertido en bandera de la economía española.

Normas
Entra en El País para participar