Luis Martín-Jadraque, director del Centro de Inversiones de Deutsche Bank España

“Un fondo excelente renta el doble que uno bueno”

El experto en arquitectura abierta señala que si una persona no está dispuesta a asumir ni un céntimo de riesgo, no debería invertir nunca.

Luis Martín-Jadraque, director del Centro de Inversiones de Deutsche Bank España.
Luis Martín-Jadraque, director del Centro de Inversiones de Deutsche Bank España. Cinco Días

Convencido defensor de los fondos para todo tipo de inversores, dirige desde su creación en el año 2000 el área que genera toda la información económica y de mercados para las oficinas de Deutsche Bank en España y define la estrategia en productos de inversión para clientes particulares.

Pregunta. ¿Qué productos ofrecen?
Respuesta. Empezamos en 2001 a apostar por la arquitectura abierta y la verdad es que nunca nos hemos arrepentido. Hay muchas bancas privadas que tienen fondos de terceros, pero creo que somos los únicos que los ofrecemos al cliente retail. Lo que proponemos es una lista recomendada de los mejores fondos por cada categoría. Algunos son nuestros, pero no predominan porque es imposible ser buenísimo en todo. Ahora mismo, de los 5.300 millones de patrimonio que tenemos en Private & Business Clients, el 40% son de terceros y el 60% son productos propios.

P. ¿En qué productos se centran ustedes como Deutsche Bank?

“Si una persona no está dispuesta ni a asumir un céntimo de riesgo, nunca puede invertir”

R. En todos, pero los fondos han sido nuestra bandera desde hace tiempo, ya que para un inversor no hay mejor cosa que tener un producto de inversión que esté diversificado, que te lo haga un profesional, que si quieres cambiar puedes hacer un traspaso y no pagar impuestos, etc. Por todo esto, es casi imbatible. Lo que sí es cierto es que la diferencia de rentabilidad entre un buen fondo y uno excelente puede ser del doble. A raíz de esto, hace ya tiempo pensamos que nuestra razón de ser era elegir siempre productos muy buenos, para que el cliente esté contento y siga trayéndonos su dinero. Por eso decidimos tener arquitectura abierta.

P. ¿A qué cree que se debe que las grandes entidades españolas no apuesten por la arquitectura abierta?
R. Cuando vendes un fondo de terceros normalmente tienes dos comisiones, la de gestión y la de distribución. Y nosotros con un fondo de Fidelity, por ejemplo, solo ganamos esa segunda. Con uno propio, ganaría nuestra gestora y nosotros. Es un problema de dinero.

P. Y a esos fondos que mencionaba como excelentes, ¿tiene acceso el pequeño inversor?
R. En nuestro caso, sí. Las carteras que hacemos se las ofrecemos a todo el mundo. De hecho, aparte de las cestas para los cinco perfiles de riesgo tenemos también minicestas con menos fondos y que permiten empezar a invertir con poco dinero. Podría ser incluso un problema de marca, ya que el cliente con más patrimonio se podría sentir de alguna forma no tratado de manera especial, pero nuestras carteras no diferencian entre patrimonio.

P. ¿Son los fondos realmente para todos los públicos?
R. Sí. En España había menos cultura inversora que en otros países porque no hacía falta, ya que hasta hace muy poco tiempo conseguías rentabilidades muy buenas sin arriesgarte. Eso ha cambiado y la gente lo que tiene que hacer si quiere algo de rentabilidad es invertir. Una vez determinado qué riesgo puedes asumir, los fondos son muy eficientes.

P. Pero los fondos también pierden dinero...
R. A veces sí. Pero para mí no es un problema del vehículo, sino de la decisión de riesgo que hagas.

P. ¿Y nos estamos arriesgando demasiado?
R. Yo creo que no. Mucho inversor español proviene de depósitos y es, en general, conservador y los fondos que suele comprar son más bien de estilo moderado. Si una persona no está dispuesta ni a asumir un céntimo de riesgo, nunca puede invertir. Pero ya la historia ha demostrado que si tienes paciencia e inviertes en buenos productos, al final acabas logrando rentabilidad.

P. ¿Cuáles son sus fondos preferidos?
R. Llevamos casi dos años apostando por los flexibles. Responden a lo que muchos ahorradores buscan en un banco: yo te doy mi dinero y tú me lo manejas. Los fondos flexibles pueden invertir en muchos tipos de activos siempre con un objetivo de riesgo. Si los gestores ven que el mercado es más positivo, asumen más el riesgo, o al contrario. Es lo que mucha gente cree que se hace con su dinero pero que normalmente no es así. Como hay mucha volatilidad en el mercado y eso asusta, es mejor preguntar a la gente por su nivel de riesgo e invertir en donde consideramos que deben estar. Esto, que parece muy lógico, es muy complicado de encontrar.

Normas