En un mes saldrá la plantilla que mantuvo la administración concursal

Banco Madrid encara su fin e inicia el despido de los últimos empleados

Se abre el proceso final de liquidación

Parte de la gestora se ha vendido a Liberbank, la adjudicación del resto está encauzada

Sede de Banco Madrid.
Sede de Banco Madrid.

La persiana de Banco Madrid está cada vez más cerca de quedar definitivamente cerrada. La filial española de Banca Privada de Andorra (BPA), para la que el juez decretó el concurso de acreedores después del escándalo de blanqueo de capitales que estalló en torno a ambas firmas a comienzos del pasado marzo, afronta ya la fase final de su proceso de liquidación.

Encauzada la venta de la gestora de fondos de la entidad, el activo más valioso a la hora de tratar de reducir las pérdidas de los acreedores y uno de los asuntos más espinosos del proceso, la administración concursal se prepara para ir despidiendo a los empleados de la entidad que aún mantenía en nómina.

En el momento de la declaración del concurso de la entidad por parte del juez, el pasado 25 de marzo, Banco Madrid contaba con un total de 312 trabajadores. En las semanas siguientes, solicitaron la baja voluntaria 25 empleados de la firma, que renunciaron a su indemnización con tal de ser los primeros en encontrar un nuevo empleo en las filas de la competencia.

Comenzó entonces el proceso de negociación de un expediente de regulación de empleo (ERE) para los 287 trabajadores restantes, el grueso de los cuales, 165, se concentraban en la unidad de servicios centrales y las dos grandes sucursales de Madrid.

La plantilla, que no contaba con representación sindical, tuvo que elegir a tres portavoces para la negociación que terminaron sellando un acuerdo con la administración concursal a comienzos de junio. Las partes pactaron, concretamente, una indemnización de 33 días de salario por año trabajado y límite en 24 mensualidades. Además, se garantizaba a los afectados una compensación mínima de 20.000 euros y se establecieron bonificaciones por edad y antigüedad.

El administrador concursal Pedro Martín Molina, de la empresa Legal y Económico y el auxiliar delegado Francisco Vera, de la firma Data Concursal, que fueron designados por el juez como nuevos gestores de la firma junto a un inspector de la Agencia Tributaria en representación de Hacienda, establecieron entonces un calendario de salidas en tres fases.

La primera supuso el finiquito para el grueso de los empleados de Banco Madrid de forma inmediata tras la aprobación del ERE, lo que se tradujo en la salida de 215 trabajadores en junio. A partir de ahí, los 72 trabajadores restantes fueron reagrupados para apoyar a la administración concursal en las labores de liquidación de la firma, si bien a finales de julio ya solo permanecían en plantilla 67 personas.

Durante la segunda fase, que arrancó en octubre y culmina este mes, vienen abandonando sus puestos medio centenar de empleados, de tal forma que está previsto que Banco Madrid prescinda prácticamente de toda su plantilla a finales de 2015. La entidad arrancará 2016 con apena una quincena de empleados, el 20% de los que quedaban.

Se abre entonces la tercera fase, que supondrá la liquidación definitiva de la firma y la salida del personal restante. Fuentes conocedoras del proceso apuntan a que los avances logrados en el plan de liquidación supondrán la salida del grueso de los empleados en lo que resta de diciembre y podrían permitir culminar las relaciones laborales pendientes a lo largo del mes de enero de 2016.

Todo dependerá, en todo caso, de cómo se desarrollen los capítulos aún abiertos del plan de liquidación. El fundamental es la venta de la gestora de fondos de Banco Madrid. La administración concursal acaba de llegar a un acuerdo para revenderle a Liberbank la parte que se le compró en 2013 por tres millones de euros.

La aspiración es dejar vendido el resto, que incluye los fondos de BMN, en enero. Como esta entidad ha pedido que el adjudicatario sea una gestora que ya maneje un patrimonio de más de 1.000 millones y cuente con amplia experiencia, Renta 4 se refuerza como favorito. La disputa puede estar en el precio, pues desde el mercado recuerdan que el precio para Liberbank fue tan bajo para alcanzar un acuerdo que evitara un pulso judicial.

Normas