A un año del final del programa se han financiado trabajos en 10.993 viviendas

La construcción critica el pobre resultado del plan de rehabilitación

La inversión movilizada hasta la fecha asciende a 280,19 millones, de los que el Gobierno aporta 85 millones

Fomento eleva la cifra a 72.500 casas porque suma los procesos comprometidos con las regiones a futuro

Obreros trabajan en la construcción de un edificio de viviendas.
Obreros trabajan en la construcción de un edificio de viviendas.

La rehabilitación de edificios y viviendas está llamada a ser la estrella del nuevo sector de la construcción e inmobiliario que se quiere forjar desde las cenizas del antiguo mercado, arrasado por los efectos del estallido de la burbuja. O al menos eso es así sobre el papel. Ningún partido político incluye entre sus propuestas de cara a esta campaña electoral promesas relativas al número de viviendas protegidas (VPO) que se van a construir. En cambio, sí centran sus esfuerzos en garantizar que se favorecerá la rehabilitación y renovación de los barrios más degradados y se fomentará el acceso a una vivienda en régimen de alquiler.

El actual Plan Estatal 2013-2016 ya ha comenzado a sentar las bases de esa transición hacia otro mercado inmobiliario más basado en la renovación del parque actual y no en la creación de nuevos desarrollos. Sin embargo, los principales agentes del sector lamentan que su despegue está siendo extremadamente lento, ya que las cifras de ejecución son “ridículas”.

Así lo cree MCA-UGT que recuerda que, según las cifras facilitadas por el Ministerio de Fomento, cuando se han consumido casi tres cuartas partes del periodo de ejecución del plan (aunque todo apunta a que se prolongará más allá de 2016 porque no comenzó en 2013) apenas se han suscrito 109 convenios en todo el territorio.

Estos acuerdos suponen la rehabilitación de 9.271 viviendas, la renovación de otras 1.609 y la construcción de 113 casas más en régimen de alquiler. En total, a día de hoy se habrían puesto de manera efectiva proyectos para rehabilitar y edificar un total de 10.993 viviendas, lo que movilizará una inversión de 280,19 millones, de la que el Ministerio aporta 85,85 millones.

Para este sindicato se trata de números “ridículos” si se comparan con el parque inmobiliario total, que asciende a 25,2 millones de casas según el último censo del INE. Y considera que es aún más grave si se pone en relación con el volumen de inmuebles cuyo estado de conservación el propio censo califica de “deficiente”.

En España, existen un total de 1.404.255 viviendas con esa calificación. 271.778 casas presentan un estado “malo”, mientras que 87.303 presentan una situación ruinosa. Desde UGT aseguran que estos resultados ponen de manifiesto que “se han perdido tres años vitales para los ciudadanos y los trabajadores del sector, a quienes se les podría haber dotado de una auténtica oportunidad de empleo de haberse realizado un plan adecuado”.

Lo cierto es que el ritmo es significativamente lento, ya que en abril este periódico publicó el primer balance oficial ofrecido por Fomento, en el que la cifra de viviendas rehabilitadas ascendía a 9.119 millones y la inversión a 238 millones (73,4 de ellos aportados por Fomento y las regiones).

Sin embargo, recientemente, la ministra Ana Pastor elevó esa cifra a 72.500 viviendas. La diferencia se explica porque ahora el Ministerio suma todas las actuaciones previstas a corto y medio plazo, incluidas en los 255 convenios suscritos con las autonomías.

 

Una nueva estrategia para crear 600.000 empleos

Lo han pedido por activa y por pasiva todos los agentes del sector: constructoras, promotores inmobiliarios, sindicatos y patronales nacionales y sectoriales. Urge poner en marcha una nueva estrategia de Estado en materia de rehabilitación de vivienda que podría generar, según defiende MCA-UGT, hasta 600.000 empleos mediante la renovación de unas 200.000 casas al año. Esta actividad podría prolongarse unos 10 años ante la necesidad de renovar dos millones de casas en estado deficiente, malo o ruinoso. Según el sindicato, este plan debería articularse como los Renove del automóvil, de fácil acceso y rápida ejecución y con él las arcas públicas obtendrían un retorno de 0,8 euros por cada euro invertido.

Normas