Emergentes y geopolítica acaparan la atención de los expertos

Los cuatro riesgos que sobrevolarán las Bolsas

Los cuatro riesgos que sobrevolarán las Bolsas

Las incertidumbre que se ciernen sobre los mercados bursátiles de cara al próximo ejercicio 2016 son tales que una importante firma de inversión internacional ha titulado su informe de perspectivas de inversión para el próximo año 2016: año de incertidumbres. Y es que las perspectivas para la Bolsa, sobre todo europea, son positivas para el próximo año gracias al apoyo de los bancos centrales, la recuperación económica de la eurozona y la mejora de los beneficios empresariales, principalmente. Sin embargo, lejos de echar las campanas al vuelto, los expertos son prudentes y explican los riesgos que pueden afectar a la evolución de las Bolsas en los próximos 12 meses. Incluso, algunos, como es el caso de Banca March, tienen una escala de probabilidad de baja, media y alta.

EMERGENTES Los riesgos todavía son elevados

Mientras que en algunos informes de perspectivas para 2015 se incluía a los países emergentes en la lista de oportunidades de inversión, en los informes de este año se incluyen en el lugar de los riesgos. Aun así, dentro de este gran apartado que son los emergentes hay una gran divergencia entre países.

“La menor demanda desde China y la caída de los ingresos de los países productores de materias primas pesaron más de lo esperado en el crecimiento conjunto de las economías emergentes”, recuerdan desde Banca March. La firma considera que la divergencia entre “economías exportadoras de materias primas y los consumidores seguirá presente, al menos en la primera mitad del año”.

Por países, China sigue acaparando la atención de los mercados después de un año en el que mantuvo en vilo a los inversores, sobre todo con la crisis vivida en agosto con las sucesivas devaluaciones de su moneda y el desplome de su Bolsa. Los expertos recuerdan que se espera una moderación del crecimiento, pero no un desplome de la actividad. Seguirán las dos velocidades dentro de su economía. Además, China dará más peso al consumo, lo que se traducirá en mayores importaciones de servicios. “Este contexto pesará sobre los países emergentes exportadores de materias primas”, explican desde BNP Paribas PI.

Por el lado de Latinoamérica, Brasil sigue siendo un quebradero de cabeza debido a la elevada presencia de empresas españolas en el país latinoamericano. Algunos analistas apuntan que la recesión por la que atraviesa Brasil va camino de ser la peor crisis en 80 años. “En Brasil aún no se vislumbra el suelo de la recesión y hay un riesgo geopolítico ante la dificultad de implementar las medidas de ajuste económico necesarias y problemas idiosincrásicos”, explica Alejandro Vidal, director de estrategia de Mercados de Banca March.

GEOPOLÍTICA Ataques terroristas y elecciones, las claves

Los últimos ataques terrorista han evidenciado que los mercados están expuestos ante este tipo de eventos. “Son riesgos que nos preocupan de cara al año que viene. Pero también se demostró que en unos días los valores recuperaron el terreno perdido. Los gestores debemos acostumbrarnos a trabajar en este entorno de volatilidad y estas situaciones hasta nos pueden brindar oportunidades de comprar valores que nos gustan a buenos precios”. Estas palabras de José Antonio Montero Espinosa, responsable de renta variable europea de Santander Asset Management, resumen el sentimiento que hay en el mercado ante los riesgos de ataques terroristas y sus impredecibles efectos en los mercados. Jaime Díez, analista de XTB, considera que “el conflicto entre Japón y China, la lucha contra el terrorismo o la cada vez mayor presencia en los conflictos por parte de Rusia pueden tensionar la economía mundial”.

Además, en el caso español, y pese a que el próximo año no vendrá tan cargado de citas electorales como en 2015 –este año ha habido autonómicas en Andalucía y Cataluña y municipales y autonómicas en el resto de España, sin olvidar las generales del próximo 20D–, la incertidumbre está en cuál será el resultado de las mismas.

Aunque no es algo que preocupe especialmente a las casas de análisis, sí que es una cita a tener en cuenta de cara a la inversión, al menos en los primeros meses del año. Desde Banca March descartan que se vayan a producir sorpresas en este resultado y salvo que salga un Gobierno “rupturista que derogue las reformas que se han implantado en España”, la Bolsa subirá.

Las elecciones generales del 20D no son un evento que preocupe a Santander AM, a pesar de que se prevé un escenario político más fragmentado. “Para nosotros, este tipo de situaciones representan una oportunidad, porque a menudo produce una distorsión en la calibración de riesgos”, explica José Antonio Montero Espinosa, responsable de Bolsa europea de la firma.

PETRÓLEO Se acabó el oro negro barato

El exceso de oferta continuará pesando sobre los precios, al menos durante los primeros meses del año. Así lo cree Banca March, que en su informe de estrategia para el próximo año explica que “en el mercado de petróleo, el aumento de inventarios presiona los precios spot y los países productores siguen reacios a recortar sus cuotas. La extracción y producción disminuye lentamente en Estados Unidos y la demanda mundial no se ha recuperado. Sin embargo, en la segunda mitad del año se prevé que el aumento de la demanda sea absorbido por el exceso de oferta y los precios se recuperen”. Las previsiones de la firma apuntan a un barril de Brent a 55 dólares para cerrar el próximo año.

En este sentido, y si se cumple esta previsión, un petróleo más caro tendría un impacto en el crecimiento económico español teniendo en cuenta que España es un país importador de petróleo y esta subida se traducirá en un incremento de la factura energética.

Respecto al resto de las materias primas, el precio de los metales industriales ha caído en los últimos meses por la desaceleración y el cambio de modelo de China, principalmente. “A lo anterior se añade la dificultad de los ajustes de la oferta en el sector minero donde todavía tienen que madurar inversiones hechas en tiempos del boom. Los metales más ligados a la inversión (cobre, hierro) se ven más afectados que los ligados a la producción (aluminio y paladio).

En este contexto, la recuperación de los precios podría posponerse hasta muy avanzando 2016, explica Banca March.

Por último, estos expertos concluyen que “el incremento en las tensiones geopolíticas dispararían tanto el precio del petróleo como del oro, esté último es activo refugio.

SUBIDA DE TIPOS E INFLACIÓN Pendientes del cambio de política de la Fed

En el mercado parece que hay consenso sobre cuál va a ser el momento en el que la Reserva Federal de Estados Unidos cambie su política de tipos de interés y empiece a subir el precio del dinero. Con una finalización del proceso de ajuste del sector energético y con la fortaleza del mercado laboral traduciéndose en un previsible repunte de salarios, la Fed está preparada para subir los tipos de interés en su última reunión del año, la del próximo 16-17 de diciembre y, según las previsiones, será la primera de otras muchas subidas que llegarán en 2016 y que pueden llevar a Estados Unidos a cerrar 2016 con unos tipos de interés entre el 1% y el 1,25%, según las previsiones de Banca March. Sin embargo, desde el mercado no tienen del todo claro que la reacción a esta subida de tipos sea del todo bien recibida por la economía real y por los mercados financieros. De hecho, la mayoría de los analistas consultados ve un riesgo en sí mismo la divergencia que hay entre las políticas monetarias de los bancos centrales, ya que los ciclos difieren y con ello las políticas monetarias.

Sin embargo, a nivel mundial, la liquidez seguirá siendo amplia, explican los expertos de Banca March. De hecho, el BCE, el Banco de Japón y el Banco de China mantendrán los tipos en mínimos o realizarán nuevos recortes. Dentro del apartado de los riesgos macroeconómicos, algunas firmas incluyen el posible incremento inesperado de la inflación por un repunte de los precios del crudo u otras tensiones por el lado de la oferta. Y es que puede que el petróleo repunte más rápidamente de lo esperado por una rápida reducción de la sobreoferta actual.

Entre las previsiones de los expertos de BNPParibas PI se incluye la posibilidad de que, “incluso bajo un escenario de precio del petróleo manteniéndose en los niveles actuales, el efecto base apunta a un repunte. Lo anterior obligará a los bancos centrales a fijarse más en las expectativas de inflación y de inflación subyacente”.

Normas
Entra en El País para participar