Contrata a Álvarez y Marsal para que pilote su reestructuración

La banca sopesa dar 800 millones de liquidez a Abengoa hasta 2016

Exterior del complejo de Abengoa Water en Dos Hermanas (Sevilla).
Exterior del complejo de Abengoa Water en Dos Hermanas (Sevilla). EFE

El preconcurso de Abengoa acaba de arrancar y todavía hay muchas incógnitas encima del tapete. La cifra real de endeudamiento del grupo de ingeniería todavía es una incógnita, y las entidades financieras han encargado a KPMG, el mediador en las negociaciones, que mapee punto por punto el pasivo de la compañía.

De entrada, el cómputo inicial de la deuda de la compañía supera los 20.000 millones de euros. En este importe se incluyen la deuda corporativa por 2.600 millones, los 7.500 millones de circulante y 10.000 millones vinculados a proyectos concretos. Pero la reunión del lunes entre los principales acreedores y KPMG ha hecho saltar las dudas sobre el montante real de pasivo.

El lunes comenzó a crearse el grupo que llevará la batuta en las negociaciones (steering committee) con Abengoa. Pese a que aún no está oficialmente formado, se postulan las cinco grandes entidades españolas (Santander, Bankia, CaixaBank, Popular y Sabadell) junto a HSBC y Crédit Agricole. Sería el denominado G7, al que se podría sumar un representante de los bonistas. Estos, que suman con unos 4.400 millones, se han agrupado en torno al banco experto en este tipo de situaciones, Houlihan Lokey, que tiene como clientes, entre otras, a gestoras como BlackRock, AIG Global, Invesco, DE Shaw, Varde y Centerbridge. Estos acreedores también han solicitado a Abengoa un informe de su situación de liquidez a corto plazo.

Los inversores que apostaron contra Abengoa se han asustado. Los títulos A se dispararon ayer un 42,3%, a niveles similares a los previos al anuncio del preconcurso 

La institución que regula los credit default swap (CDS), los seguros que se contratan para defenderse de impagos (ISDA, por sus siglas en inglés) tomará una decisión el próximo viernes.

Cuando los bancos tengan un esquema claro de la situación real de las cuentas de la compañía, que aún no encajan pese al trabajo de KPMG de más de un mes, tomarán las decisión de atender las necesidades de liquidez a medio plazo de Abengoa. “De momento no hemos encargado una auditoría forense”, señalan fuentes cercanas a la empresa.

“La inyección que se está barajando ronda los 800 millones de euros, con el objetivo de que permita mantener la actividad de la compañía de cara a 2016”, señalan fuentes conocedoras de los intríngulis de una de las reuniones con la banca. Este importe, que no es definitivo, puesto que depende de la marcha operativa de la compañía, es el imprescindible para que esta mantenga la actividad a medio plazo. “Se trata de blindar el negocio y disponer de tesorería para poder hacer frente a pagos a proveedores y a empleados”, señalan fuentes financieras. El pago de la deuda o afrontar sus vencimientos, en la actual situación de preconcurso, queda en un segundo lugar, señalan fuentes jurídicas.

En todo caso, fuentes conocedoras de las negociaciones afirman que las entidades son partidarias de nuevos cambios en la cúpula directiva. Desde mayo han salido de la firma dos consejeros delegados y el presidente Felipe Benjumea.

Mientras los bonistas y los bancos mueven ficha con asesores legales de todo tipo, Abengoa también prepara su batalla con una de las mejores firmas especializadas en reestructuraciones a nivel mundial: Álvarez & Marsal.

Demandas y querellas judiciales a la compañía

Los accionistas minoritarios de Abengoa han iniciado el análisis de su defensa ante el preconcurso de acreedores de la compañía. Ayer, un grupo compuesto por unos 250 accionistas minoritarios (y tenedores de bonos) de Abengoa comunicaron que preparan una demanda contra la compañía y su consejo de administración, por incumplir el artículo 124 de la Ley del Mercado de Valores. Las pérdidas estarían alrededor de los 400.000 euros. Javier Cremades, secretario general de la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) y presidente del despacho Cremades & Calvo-Sotelo, explicó ayer que la demanda será presentada durante las próximas semanas. Para ello, se inspirarán en la acción presentada por los accionistas en Nueva York contra la firma sevillana.

Cremades señaló que la información proporcionada por la compañía debería ser un reflejo fiel de esta y que “nadie tenía la sensación de que Abengoa se encontraba en riesgo de preconcurso”.

La posible demanda civil se suma así a las dos querellas presentadas ante la Audiencia Nacional, una impulsadas por el despacho Ius Aequitas –por uso de información privilegiada y por delito de administración desleal– y otra por el bufete Yvancos Abogados. Este último presentó ayer ante la Audiencia Nacional una querella en nombre de unos 50 accionistas afectados contra los miembros del consejo de administración de Abengoa, exmiembros del mismos –entre los que se cita a Felipe Benjumea y Manuel Sánchez Ortega– y Deloitte, por falseamiento de documentos de la sociedad y de información financiera. En ella, se pide además el pago de una fianza de 299.911 euros por parte de las empresas para cubrir la responsabilidad civil.

Normas