41º aniversario del descubrimiento de Lucy, la australopithecus.

Lucy, la australopithecus de 41 años

Lucy, el esqueleto del homínido más famoso de la historia, ha sido homenajeado hoy por Google en su 41º aniversario en forma de doodle animado.

Lucy Google Doodle

El 24 de noviembre de 1974, el paleoantropólogo Donad Johanson descubrió en Hadar, Etiopía, un conjunto de restos fósiles de un australopiteco con 3,2 millones de años de antigüedad. Aunque en un primer momento la comunidad científica no tomó muy en serio el hallazgo de Johanson y su equipo del International Afar Research Expedition, tras la publicación de la revista Kirtlandia todo cambió, convirtiéndose en uno de los descubrimientos más importantes de las últimas décadas.

Los restos encontrados pertenecían a una hembra de 1,1 metros de altura y que pesaría alrededor de los 27 kilogramos. Tras una gran labor de recuperación y varios estudios, se confirmó que el Australopithecus afarensis encontrado caminaba ya con las dos extremidades inferiores, gracias a su pelvis, siendo este un dato de gran relevancia ya que los científicos la ubicaron como un ancestro de los Homo sapiens que tuvo una conexión evolutiva con los primates. Otra de las peculiaridades de Lucy es que ya contaba con manos de proporciones humanas, que aunque aún no utilizaba para fabricar herramientas, sí que le serían de gran utilidad a la hora de coger alimentos. 

Una curiosidad es que el nombre de Lucy proviene de la canción de los Beatles “Lucy in the sky with diamonds” que sonaba en la radio el mismo día que el investigador encontró el esqueleto.

Tras el descubrimiento, en la zona se encontraron restos fósiles pertenecientes a varios individuos, muchos de ellos niños. Los restos permanecen en el Museo Etíope de Historia Natural en Addis Abeda, una cámara de seguridad sin acceso al público. En 2007 el Gobierno Etíope accedió a sacar el esqueleto de Lucy al público para llevarlo en una gira por Estados Unidos durante siete años, de la que hasta el mismo Barack Obama formó parte.

De esta forma, Google ha querido homenajear no solo a Lucy la australopithecus, sino también a la comunidad de profesionales que hicieron posible su descubrimiento y que hoy en día nos siguen ofreciendo pistas para poder comprender el verdadero origen del ser humano.

Normas