Randstad alerta de la falta de técnicos en ciencias, tecnología y matemáticas

España 2020: faltan 1,9 millones de profesionales cualificados

España 2020: faltan 1,9 millones de profesionales cualificados

Aproximadamente el 42% de los residentes españoles de entre 30 y 35 años tiene estudios superiores. Esta tasa está por encima de la media europea, que se situaba a finales del pasado año en el 38%;e incluso supera el objetivo promedio puesto por la Comisión Europea para los países comunitarios en 2020 (40%).

Es más, si se toma un país como Italia, con una tasa de formación superior del mismo colectivo de edad del 24%, la superioridad española es aún mucho mayor. Sin embargo, esto no es garantía de una oferta adecuada de profesionales para el mercado laboral.

De hecho, según ha cuantificado la última actualización de un estudio mundial elaborado por la división Randstad Professionals –encargada de la selección de perfiles directivos y técnicos–, el mercado de trabajo de la mayoría de los países desarrollados tendrá un creciente déficit de talento. Así define esta multinacional de selección de personal al “déficit de profesionales con determinadas habilidades y perfiles muy especializados que las empresas van a demandar, pero que no van a poder cubrir completamente ante la falta de trabajadores que cumplan estos requisitos”.

Las conclusiones de este estudio, a las que ha tenido acceso Cinco Días, indican que España, Italia y Polonia son los países europeos con mayor tendencia a un elevado déficit de talento con el horizonte puesto en los años 2020 y 2030.

En concreto, en el caso español, los técnicos que han elaborado este estudio han cuantificado que en 2020, dentro de solo cinco años, en el mercado laboral español faltarán 1,9 millones de profesionales altamente cualificados, que las empresas necesitarán y no encontrarán.

Esta falta de trabajadores coincidirá, sin embargo, “con elevadas tasas de desempleo en otros perfiles de menor formación académica o con especializaciones con menos salidas profesionales”, apuntan los expertos de Randstad Professionals.

Por este motivo, los expertos indican que la única vía para reducir este déficit de talento previsto para los próximos años dependerá enteramente de las políticas que se lleven a cabo en materia de educación y formación profesional.

Este desajuste entre la oferta de profesionales y la demanda de las empresas se dará sobre todo en los perfiles denominados STEM, que es el acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. En concreto, según el European Centre for the Development of Vocational Training, la demanda de este tipo de técnicos altamente cualificados se incrementará un 14% en Europa en los próximos cinco años.

Importar el talento

Sin embargo, con carácter general, los mercados laborales europeos no podrán cumplir este incremento de la demanda de profesionales técnicos, opinan estos expertos. Es cierto que hay países como Francia o Reino Unido, que sufrirán este déficit de talento en ligera menor medida que España, por las políticas educativas llevadas a cabo en los últimos tiempos. Pero, en cualquier caso será necesario importar dicho talento.

En este punto Europa también está por detrás de otros países como Estados Unidos. Así, mientras el mercado estadounidense importa ya el 16% de sus científicos de otros países, este nivel de atracción del talento es del 3% de media en este tipo de trabajadores cualificados en los mercados europeos. De ahí, que los autores del estudio destaquen que “el fomento de la movilidad internacional será uno de los principales retos para reducir al máximo el déficit de talento en las próximas dos décadas”.

De momento, el Ministerio de Empleo acaba de calcular que de aquí a 2017 la economía digital generará 300.000 empleos, lo que representa prácticamente el 30% del empleo que el PP pretende que se cree en dos ejercicios si gana las elecciones. Para ello, aprobar una convocatoria de formación de tecnologías de información y comunicaciones a la que destinarán diez millones de euros.

 

Un problema en tres dimensiones

“El problema de la carencia de profesionales cualificados que demandan las empresas en España es estructural y se aprecia en tres dimensiones”, explicaba ayer Valentín Bote, director de Randstad Research. La primera de estas dimensiones se da entre los parados, cuya cualificación mayoritariamente dista mucho de lo que necesita el mercado.

En segundo lugar, existe este déficit entre los que actualmente están ocupados. “Si quienes tienen un empleo no se reciclan y orientan su empleabilidad a cualificarse en lo demandado por el mercado, en diez años se pueden encontrar que pierden su empleo, cuyas tareas pueden incluso desaparecer, y no estar preparados para encontrar uno nuevo”, aseguró Bote.

Y, en tercer lugar, alertó sobre la falta de criterios de los estudiantes a la hora de escoger sus estudios superiores. “No aplican criterios de empleabilidad, lo que luego genera mucha frustración”, indicó.

Normas