Propone redoblar la lucha contra el yihadismo y su financiación

La lucha antiterrorista marca la cumbre del G20 en Turquía

Plantea mayor cruce de informaciones y de control de las fronteras

Busca frenar las actividades de los islamistas en los mercados negros

Los ministros de Interior de la UE se reunirán el día 20

El presidente de EE UU, Barack Obama, y el primer ministro Británico, David Cameron, guardan silencio en recuerdo de las víctimas de los atentados de París, antes de una sesión de trabajo del G-20.
El presidente de EE UU, Barack Obama, y el primer ministro Británico, David Cameron, guardan silencio en recuerdo de las víctimas de los atentados de París, antes de una sesión de trabajo del G-20. REUTERS
Antalya (Turquía) / Madrid / París

Los presidentes y jefes de Gobierno de los principales países industrializados y emergentes (G20) adoptaron hoy una declaración sobre la lucha contra el terrorismo, el tema que ha dominado su cumbre celebrada en Antalya, tras los atentados de París el viernes pasado.  Los puntos clave de esta declaración, giran sobre la condena "en los términos más duros posibles", los "detestables" ataques terroristas en París el 13 de noviembre y en Ankara el 10 de octubre. "Son una afrenta inaceptable contra toda la humanidad”.

“Nos mantenemos unidos en la lucha contra el terrorismo. La proliferación de organizaciones terroristas y el aumento significativo a nivel global de actos de terrorismo socavan directamente mantener la paz y seguridad internacional y ponen en peligro nuestros esfuerzos de fortalecer la economía global y asegurar el desarrollo y crecimientos sostenibles”, asegura el texto.

La declaración, además, una "preocupación" sobre el "actual y creciente flujo de combatientes terroristas extranjeros" y la "amenaza" que significan para todos los Estados. “Queremos enfrentar esta amenaza fomentando nuestra cooperación y desarrollando medidas relevantes para prevenir y abordar este fenómeno, incluyendo intercambio de información operativa, gestión de fronteras para detectar viajes, medidas preventivas y una respuesta judicial apropiada. Vamos a trabajar juntos para fortalecer la seguridad aérea global”.

  • Mejora transparencia fiscal y regulación bancaria

Rajoy mantuvo un breve encuentro con Barack Obama antes del almuerzo en la cumbre

Asimismo, los líderes de las potencias del G20 han adoptado una normativa para favorecer la transparencia fiscal y dificultar la ingeniería impositiva de grandes compañías, además de una regulación bancaria diseñada para evitar futuros rescates de la banca.

Los líderes del G20 reconocen que el crecimiento mundial está por debajo de las expectativas, advierten de “riesgos e incertidumbres” en los mercados financieros, así como sobre “desafíos geopolíticos” que amenazan a la economía, señala el comunicado final del G20.

El G20 sigue comprometido en impulsar el crecimiento económico mundial, que este mes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) redujo para este año del 3,3 por ciento al 2,9 por ciento.

Los líderes políticos también reconocen que “la creciente desigualdad” social es un motivo de preocupación y puede suponer no solo “un peligro para la cohesión social”, sino que también puede “socavar las perspectivas futuras de crecimiento”.

La OCDE había alertado antes de la cumbre de que la desigualdad era un motivo de preocupación, ya que se encuentra en sus niveles más altos en décadas en las economías desarrolladas, mientras que en los emergentes es incluso peor.

Los países emergentes critican la politización de la economía y retrasos en la reforma del FMI

El G20 ha adoptado en esta cumbre un plan de acción de la OCDE para luchar contra la erosión de la base fiscal y la transferencia de las ganancias de las corporaciones multinacionales (BEPS, en sus siglas en inglés).

“Esta es la culminación de un intenso trabajo desde la crisis para sentar las bases de un sistema fiscal internacional más transparente, eficaz y justo”, destacó durante la cumbre el mexicano Ángel Gurría, secretario general de la OCDE.

El G20 se había comprometido a reformar las políticas fiscales internacionales, que incluyen obligar a las grandes compañías multinacionales a compartir más datos con las agencias tributarias nacionales.

Algunas multinacionales aprovechan agujeros en el sistema fiscal internacional para gravar sus ganancias en países con tasas impositivas muy reducidas pese a que sus ventas se hayan producido en otros Estados.

El G20 también quiere recalcar que avanza en el objetivo de lograr un intercambio automático de datos fiscales entre sus países para 2017 o finales de 2018.

“Estamos avanzando hacia la mejora de la transparencia de nuestros sistemas fiscales y reafirmamos nuestros compromisos anteriores sobre intercambio de información (fiscal) solicitada, así como sobre intercambio automático de información para el año 2017 o finales de 2018. Invitamos a otras jurisdicciones a unirse a nosotros”, señala el comunicado.

  • Críticas de los emergentes

Por su parte, tras condenar abiertamente los atentados, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff; el de China, Xi Jinping; Rusia, Vladimir Putin; el de Sudáfrica, Jacob Zuma, y el primer ministro de la India, Narendra Modi, mantuvieron un encuentro previo antes del inicio de la cumbre para coordinar sus posiciones. En un comunicado, este grupo de países denominados BRICS, ha criticado “la politización de las relaciones económicas” y “las sanciones unilaterales” y lamenta la falta de avances en la reforma del FMI, que sigue dominado por las potencias occidentales y que afectan “a las perspectivas futuras de crecimiento económico”.

Aunque en la nota no se menciona ninguna situación concreta, uno de los socios, Rusia, está bajo sanciones políticas y económicas de EEUU y la UE tras su anexión de la península ucraniana de Crimea y su respaldo a los secesionistas pro-rusos del este de Ucrania.

Los gobernantes de este grupo “instaron al FMI a intensificar los esfuerzos en colaboración con el G20” para “revisar la distribución de las cuotas [con mayor participación de los BRICS] y los votos a favor de los países en desarrollo y las economías emergentes”.

En la reunión, a la que no ha acudido el presidente de Francia, François Hollande, la canciller alemana, Angela Merkel, consideró que la reunión del G20 envía un mensaje “decidido” a l terrorismo: “somos más fuertes que cualquier forma de terrorismo”. Merkel subrayó la importancia de que Francia, en colaboración con otros países, determine quiénes fueron los autores de los atentados, sus colaboradores y las conexiones que puedan tener.

“Se lo debemos sobre todo a las víctimas y a sus familiares, pero también a nuestra propia seguridad y a los muchos refugiados inocentes que huyen de la guerra y el terrorismo”, manifestó. La canciller alemana reiteró la necesidad de controlar las fronteras exteriores de la UE para “convertir lo más rápido posible la ilegalidad en legalidad” y abogó de nuevo por un reparto justo de los refugiados en todo el territorio comunitario.

Respecto a la sombra que se cierne sobre los refugiados, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, pidió ayer “no confundir” a los terroristas que perpetraron la cadena de atentados de París con los refugiados “que huyen de la filosofía y la mentalidad que inspiran” dichos actos. “Ellos son criminales y no refugiados”, afirmó Juncker, en relación a la suposición de que dos de los supuestos atacantes de París podrían haber llegado a Europa a través de “la ruta balcánica” que utilizan los refugiados. En este sentido se pronunció también la ministra de Defensa alemana, Ursula van Derleiden.

Por otro lado, el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, pidió ayer la celebración de un consejo extraordinario de los titulares europeos de Justicia e Interior dentro de cinco días para reforzar la lucha antiterrorista.

Esa reunión, solicitada para el 20 de noviembre en Bruselas, “debe permitir tratar, de manera tan concreta y operativa como sea posible, varios temas identificados como prioritarios desde los atentados de enero, pero en los que es urgente acelerar el calendario de negociación y aplicación”, dijo en un comunicado. “Ante la atrocidad de los actos terroristas en Francia, nuestro combate en la lucha contra el terrorismo debe ser, más que nunca, encarnizado”, y ha de “reforzarse en todos los planos y en particular a nivel europeo e internacional”, añadió.

El ministro reclamó esa reunión al vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, y a Étienne Schneider, viceprimer ministro de Luxemburgo y representante de la Presidencia luxemburguesa de turno, quien la confirmo para esa fecha. Cazeneuve consideró que el nivel de amenaza que pesa sobre la UE requiere que esta se dote de un registro de datos de pasajeros eficaz.

Normas