Cerca de la localidad de Raqqa, al este del país

Francia bombardea posiciones del Estado Islámico en Siria

Se trata de una operación de "legítima defensa", según el Gobierno francés

El presidente francés, Francois Hollande, junto al líder de la oposición, Nicolas Sarkozy.
El presidente francés, Francois Hollande, junto al líder de la oposición, Nicolas Sarkozy. REUTERS

Francia ha bombardeado hoy "masivamente" un campamento del grupo terrorista Estado Islámico (EI) cerca de la localidad siria de Raqqa (este), considerado el feudo de los yihadistas en ese país, indicaron a Efe fuentes del Ministerio francés de Defensa.

 Según las citadas fuentes, los bombardeos franceses, que se producen dos días después de la ola de atentados que provocaron al menos 129 muertos en París, tuvieron como principal objetivo “un puesto de mando” del EI que también servía como centro de reclutamiento y de depósito de armas y municiones.

Además, los aviones también destruyeron un campo de entrenamiento del grupo yihadista, agregó.

Las fuentes indicaron que en total se lanzaron una veintena de bombas desde diez cazas, un ataque de mayor envergadura de los que hasta ahora venía haciendo la aviación francesa en Siria.

Desde hace más de un año, la aviación francesa operaba contra ese grupo terrorista en Irak con cazas Rafale y Mirage 2000 y un contingente de más de 700 efectivos.

Pero el pasado 27 de septiembre se ampliaron a Siria los bombardeos, justificados por el Gobierno francés en la necesidad de su “legítima defensa” contra un grupo que golpea a su país dentro de sus propias fronteras.

Ampliar el estado de excepción

Por otro lado, el presidente de Francia, François Hollande, pedirá ampliar a tres meses el estado de excepción que se decretó en el país tras los atentados terroristas del viernes. Así lo anunció ayer por la tarde el presidente del Senado, Gérard Larcher, tras ser recibido junto con otros parlamentarios en el Palacio del Elíseo, sede de la Presidencia francesa.

Según distintos medios, Hollande quiere cambiar la ley, algo que se debatirá en el consejo de ministros del miércoles, para ampliar de 12 días a tres meses el plazo en el que el jefe del Estado puede aplicar medidas excepcionales sin consultar al Parlamento. El proyecto de ley, añaden, no será aprobado automáticamente porque como toda modificación legislativa en Francia debe ser sometido a votación en la Asamblea Nacional y el Senado.

Francia seguía ayer en estado de alerta máxima. A primera hora, fuentes judiciales informaron de que se habían identificado a tres ciudadanos franceses (dos de ellos residentes en Bélgica) entre los siete terroristas muertos el viernes. Oficialmente, solo se ha identificado a Ismail Omar Mostefai, nacido en octubre de 1985 en Courcouronnes, quien se inmoló en Bataclan. La policía h detenido a seis de sus familiares. Los otros dos terroristas franceses reconocidos habían vivido en Bruselas, en el barrio de Molenbeek, según la Fiscalía federal de Bélgica, que confirmó ayer las detenciones en el país.

Por otro lado, la policía francesa lanzó ayer una orden de busca y captura contra un hombre identificado como Salah Abdeslam por su presunta implicación en los atentados. Según un comunicado, Abdeslam, nacido en Bruselas, tiene 26 años, ojos marrones, mide 1,75 metros y es “muy peligroso”. Se trata del hombre que alquiló en Bélgica el Volkswagen Polo utilizado en la sala Bataclan, donde se produjo la mayor matanza. Los dos de los coches utilizados por los terroristas tenían matrículas belgas y habían sido alquilados en Bruselas.

Normas