Francia mantiene la máxima alerta tras el atentado del Estado Islámico

Hollande: “Es una tragedia abominable”

El presidente francés, François Hollande, ha declarado a la nación que los atentados de anoche en París “son un acto de guerra del Estado Islámico contra Francia”. Según Hollande, los atentados se organizaron “en el exterior de Francia” y que contaron con “cómplices en el interior” del país. “Lo que se produjo ayer en París y en Saint Denis (donde esta el Estadio de Francia) es un acto de guerra, y frente a la guerra el país debe tomar las decisiones apropiadas”, anunció un Hollande emocionado y firme.

El Ejército francés patrullará las calles de París los próximos días para evitar nuevos atentados, anunció el presidente de Francia. “Las fuerzas de seguridad y el Ejército, a los que agradezco su actuación ayer, están movilizadas al mayor nivel de sus posibilidades”, añadió Hollande.

Hollande convocó anoche a las 12 un Consejo de Ministros extraordinario que decretó el estado de excepción en todo el territorio de la Francia metropolitana, "que permite prohibir la circulación de los ciudadanos y de establecer zonas de protección y seguridad", según el comunicado emitido por la presidencia de la República gala. 

Esta mañana,  Hollande reúne  al Consejo de Defensa, integrado a varios miembros de su Gobierno, para analizar la oleada de atentados que sacudió anoche París, evaluar la situación y ajustar el dispositivo excepcional puesto en marcha en las últimas horas.

El expresidente conservador, Nicolas Sarkozy, ha respaldado el estado de emergencia decretado por las autoridades francesas y ha pedido “firmeza y determinación” en la respuesta de Francia contra el terrorismo.

“Los terroristas han declarado la guerra a Francia. Nuestra respuesta debe expresar firmeza y determinación en todo momento”, señaló el exmandatario, que destacó que la oleada de atentados de la pasada noche en la capital reviste “una gravedad excepcional”.

Reconocimiento de los escenarios

Hollande se trasladó alrededor de la una y media de la madrugada a la sala Bataclan, donde se produjo uno de los ataques. "Hay muchos heridos, heridos graves, heridos que están en estado de shock después de lo que han visto. Por esta razón, queremos estar aquí. Cuando unos terroristas están dispuestos a cometer estas atrocidades, deben saber que ante de ellos tienen una Francia determinada. Libraremos esta batalla y será sin piedad", ha dicho, para luego añadir: "Siento una emoción infinita. Es una tragedia abominable".

Hollande había dicho una hora antes, en una alocución televisada a la nación, que ya hay "decenas de muertos" y un gran número de heridos por los ataques terroristas "en curso", para lo que pedido la intervención de refuerzos militares para detenerlos. "Es un horror. Se trata de unos ataques terroristas sin precedentes que están en curso", ha señalado Hollande, al borde de las lágrimas y profundamente emocionado.

Según el presidente francés, se ha "movilizado todas las fuerzas posibles para neutralizar a los terroristas y asegurar todos los barrios" y ha "pedido refuerzos militares que están en París para que no haya mas ataques". Un Consejo de Ministros extraordinario va a aprobar, anunció Hollande, el estado de excepción en todo el territorio francés.

Francia ya había decidido restablecer los controles en las fronteras desde el jueves y durante un mes con motivo de la Cumbre del Clima (COP21) que reunirá en París entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre a unas 40.000 personas en la reunión internacional más importante de la historia de Francia, con presencia de numerosos mandatarios mundiales.

 El estado de excepción (o de “urgencia” en la legislación gala), recogido en una ley de 1956 promulgada durante la Guerra de Argelia (1954-1962), fue publicado en el Boletín Oficial del Estado con efecto desde las 00.00 hora local del sábado (23.00 GMT) y con aplicación en el territorio metropolitano y Córcega.

Tiene una duración mínima de 12 días y se aplicó por última vez en 2005, durante los disturbios en barrios periféricos conflictivos, pero entonces no afectaba al conjunto del territorio como ahora, cuando se establece en respuesta al peor ataque terrorista de la historia de Francia.

El estado de emergencia permite a las fuerzas del orden restringir la circulación de vehículos y personas, ordenar registros nocturnos en domicilios, decretar arrestos domiciliarios a personas “cuya actividad resulte peligrosa para la seguridad y el orden público” e instaurar “medidas para asegurar el control de la prensa”.

Prevé también el cierre de salas de espectáculo o de reunión, así como impedir congregaciones que busquen provocar “desorden”, entre otras medidas.

En la ciudad de París, escenario de la matanza, se han suspendido hoy los espectáculos públicos y se han cerrado los museos, centros escolares, bibliotecas, gimnasios y piscinas.

“Todas las manifestaciones en la vía pública se suspenden hasta nueva orden”, indicó la prefectura de policía de la capital francesa en la red social Twitter. Además, pidió reiteradamente a los vecinos de la ciudad que se queden en sus casas y no salgan a la calle.

El Ministerio de Educación también ha anulado los transportes escolares previstos durante el fin de semana en Francia y se ha decretado el cierre de los centros universitarios, mientras que los partidos políticos han suspendido sus campañas electorales de cara a los comicios regionales del próximo diciembre.

Los hospitales de París se encuentran sometidos al “plan blanco”, un dispositivo que pone en alerta a todos los centros de atención médica de la capital.

Los transportes públicos, interrumpidos durante parte de la noche del viernes, han vuelto a abrirse al público bajo fuertes medidas de seguridad. No obstante, esta mañana se encontraban cerradas once estaciones de metro cercanas a los lugares atacados en el centro de París, como République, Temple o Parmentier.

La aerolínea Air France, por su parte, anunció que mantiene todos sus vuelos con salida y destino en Francia, aunque avisó de que pueden producirse retrasos debido a los controles aduaneros y de seguridad reforzados.

 

Normas