Editorial

El empuje del automóvil

La gráfica de las ventas de coches en España transcurre paralela a la evolución del PIB. Y este año no será una excepción. La recuperación económica se ve reflejada en las matriculaciones, aunque, como aquella, no lo haga a toda la velocidad que sería deseable. En opinión de la patronal Anfac, y aunque octubre haya encadenado 26 meses al alza, las cifras siguen siendo “escasas”. Es cierto, si se recuerda que el mercado natural de España está en 1,3 millones de automóviles, mientras el cierre estimado para este año se queda en poco más de un millón y para 2016 se esperan 1,1 millones. Aun así, se recuperará esa cota psicológica del millón, perdida al remolque de la crisis en 2009, hasta tocar fondo con menos de 700.000 automóviles en 2012. Lo cierto es que en los 10 primeros meses de 2015 se han superado las cifras de ventas anuales de cada uno de los cuatro últimos ejercicios y, en año móvil, los últimos 12 meses ya se ha llegado al millón, que tanto costó alcanzar por primera vez a finales de los ochenta y recuperar tras la recesión de 1993. El sector ofrece hoy cifras esperanzadoras por lo que supone de decisión de compra de los ciudadanos, de confianza de estos y de las empresas y de pujanza de la actividad del sector. Y más si se considera que la producción se encamina al objetivo de tres millones. Pero conviene no olvidar que son cifras logradas con la muleta de unas ayudas que no serán eternas.

Normas