Vende 1,46 millones de automóviles y supera a BMW y a Audi

Mercedes Benz lidera hasta septiembre las ventas premium

Un modelo SUV de Mercedes Benz.
Un modelo SUV de Mercedes Benz.

La batalla entre las marcas premium BMW, Audi y Daimler ha dado un vuelco en los tres primeros trimestres del año. Desde hace unos 10 años, el liderazgo de BMW era incontestable. Audi le iba a la zaga estrechando cada vez más el cerco y Mercedes Benz Cars, la enseña de turismos premium de Daimler, se colocaba en tercera posición. Pero Mercedes ha registrado un trimestre récord entre julio y septiembre y ha desbancado, al menos en lo que va de año, a sus inmediatos competidores. De este modo, la carrera coloca a Mercedes en primera posición, a la espera de que el cierre de año coloque la corona en una de las tres marcas.

Tal y como se desprende de los registros de la compañía, Mercedes Benz Cars vendió, entre enero y septiembre, unos 1.468.752 coches. Representa un 19% más que en el mismo periodo del año pasado. En el último trimestre, la empresa comercializó 508.400 vehículos. “Es el mejor trimestre registrado por la marca en términos de ventas”, afirmaron desde Daimler en la presentación de resultados. La filial incrementó su resultado operativo en un 50% en los tres primeros trimestres, hasta los 6.251 millones de euros.

La enseña basa parte de su éxito en las ventas de los todocaminos (SUV por sus siglas en inglés). Han vendido 500.000 unidades hasta septiembre, un 36% más que en el mismo periodo del año anterior. El director de Ventas, Ola Källenius, afirmó que estas ventas “demuestran la popularidad de este tipo de productos” y destacó la buena marcha del GLC y el GLE tras su lanzamiento el pasado mes septiembre.

Además, el principal mercado de Mercedes Benz sigue siendo Europa, con 593.716 unidades vendidas entre enero y septiembre, con un incremento del 11,1% pero destaca especialmente su buen desempeño en China, un mercado que está de capa caída para toda la industria del motor en general . La enseña incrementó sus matriculaciones en un 30,9% en China en ese periodo, hasta los 266.287 vehículos.

Los resultados de sus competidoras no son en absoluto negativos. BMW presentó ayer unas ventas de 1.395.780 coches entre enero y septiembre. Supone incrementar sus entregas en el mundo en un 6% respecto de los nueve primeros meses del año pasado. Sumando Mini y Rolls Royce, el grupo BMW al completo aumentó sus ventas en un 7,5%, hasta las 1.644.810 entregas.

La filial de VW cerró, por su parte, con unas matriculaciones de 1.347.972 unidades, un 4% más frente al acumulado en los tres primeros trimestres de 2014. Para completar los números de Audi, hay que sumar las entregas de Lamborghini, que crecieron un 72%, hasta las 2.696 unidades comercializadas y otros 166.796 vehículos de otras marcas del grupoVolkswagen, según los datos de la compañía. En total, suma 1.517.000 automóviles vendido.

Mercedes también se ha colocado por delante de BMW en España en el acumulado hasta octubre. La compañía vendió 31.801 unidades, con un incremento de las matriculaciones del 27%. BMW entregó 30.064 vehículos, un 17% más que en el mismo periodo del año anterior. Pero la que lidera, como desde hace más de 20 años, es Audi, con 38.262 matriculaciones, un 15% más que hasta octubre de 2014.

Queda todo un trimestre por delante. BMW confirmó ayer sus objetivos de crecimiento para 2015, que suponen un incremento de los ingresos de la división automovilística de entre el 8% y el 10% pese “a la volatilidad de los mercados”. En los tres primeros trimestres, la automovilística compensó “la debilidad del mercado chino” con “mejores resultados tanto en Europa como en Estados Unidos”. La meta que se ha marcado Audi desde hace años es ser el líder en el segmento premium. Para conseguirlo, la meta es vender dos millones de coches para 2020. Cerró el ejercicio pasado con unas ventas de 1,74 millones de unidades

Pero este camino se llegará si se mantienen las ventas al ritmo normal porque las previsiones no tienen en cuenta el posible impacto del escándalo de la manipulación de los motores diésel por parte del grupo Volkswagen. Audi ha reconocido que hay 2,1 millones de automóviles de su marca en el mundo que han montado ese software fraudulento que falsea las emisiones de gases contaminantes para pasar los controles medioambientales pese a que emiten hasta 40 veces más de lo legal.

Otros 370 millones de multa adicional para Volkswagen

El nuevo pliego de cargos emitido el lunes por la noche contra Volkswagen por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA por sus siglas en inglés) de EEUU puede tener dos consecuencias inesperadas para la automovilística. Por un lado, la inclusión de los motores diésel 3.0 entre los afectados por la manipulación de las emisiones de gases contaminantes, que montan los modelos Porsche Cayenne 2015, Volkswagen Touareg 2014, Audi A6 Quattro, A7 Quattro, A8, A8L y Q5, supone aumentar la lista de vehículos afectados en Estados Unidos en 10.000 unidades hasta 2015 “y en un número indeterminado aún de vehículos que iban a salir al mercado en 2016”, según se lee en el pliego de cargos de la EPA.

Estos coches cometen la misma infracción que los anteriores 482.000 detectados en EEUU. Llevan instalado un software que manipula las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) para pasar los controles medioambientales pese a que emiten hasta 40 veces más de lo que permite la legislación estadounidense.

Por tanto, este nuevo descubrimiento incrementaría la posible multa en EEUU para Volkswagen en, al menos, 370 millones de euros adicionales. La empresa ya se expone a una sanción en este país de hasta 18.000 millones de dólares (16.000 millones de euros).

Pero este descubrimiento señala por primera vez a Porsche entre las afectadas, la única de las marcas más vendidas del grupo para la que aun no se había encontrado este software. Si la enseña de vehículos de lujo está también implicada, ya hay muchos expertos y analistas del sector consultados por Bloomberg y Reuters en Alemania y EEUU afirmando que el actual presidente de Volkswagen, Matthias Müller tendría francamente complicado mantener su cargo.

Müller accedió a su puesto tras la dimisión de Martin Winterkorn. El expresidente renunció a su puesto tras admitir que la empresa falseaba las emisiones de NOx pero siempre mantuvo que él no sabía nada de este fraude. Müller era el anterior consejero delegado de Porsche.

El grupo Volkswagen ya ha negado que haya instalado en sus vehículos con motores V6 TDI de 3 litros el software ilegal. En un comunicado, afirmó que la EPA les había informado de la presencia de un función de software que no había sido descrita de forma adecuada en el proceso de aplicación.

Normas
Entra en El País para participar