Gana su tercera planta fotovoltaica, encargada por Canadian Solar

¿Qué ofrece el mercado japonés de la energía solar ACS?

Japón es uno de los principales consumidores de energía y apuesta por la fotovoltaica

El presupuesto de construcción de la instalación es de 85 millones

La planta solar será ejecutada por la filial Maetel Japan

Florentino Pérez, presidente de ACS.  Pablo Monge
Florentino Pérez, presidente de ACS. / Pablo Monge

Japón se presenta como una buena, aunque díficil, oportunidad para el grupo español ACS. Su experiencia en construcción de instalaciones energéticas ha llevado a la compañía a competir con los gigantes tecnológicos nipones en su propio terreno de juego. Lejano y con competencia local de primera magnitud, Japón es uno de los mercados más desconocido para la construcción europea, pero tras el grave siniestro de la central nuclear de Fukushima, el país apuesta por las renovables y es ahí donde ACS ha encontrado su nicho.

Las últimas noticias sobre una adjudicación le han llegado a ACS precisamente desde ese país. El grupo que preside Florentino Pérez se ha impuesto en el concurso para diseñar, construir, operar y ocuparse del mantenimiento durante los tres primeros años de funcionamiento de una planta fotovoltaica en la isla de Kiushu (la tercera más grande del archipiélago japonés), en la prefectura de Kumamoto, donde Honda Motors tiene una de sus mayores fábricas.

La instalación, denominada Mashiki, tendrá una potencia de 47 megavatios (MW), siendo la más grande de la región, y su construcción asciende a 85 millones de euros. El cliente es Canadian Solar y el contrato ha sido conseguido para el conglomerado español por la filial Maetel Japan, del área industrial de ACS.

Se trata del tercer encargo en este mercado, entre los cinco grandes consumidores de energía del mundo y con un ambicioso plan de renovables desde el citado accidente de Fukushima, en 2011. Además, Japón es ya el tercer mercado mundial por potencia fotovoltaica instalada y está entre los que más ha crecido en los tres últimos años. Un caladero, por tanto, en el que ACS ya obtiene capturas en competencia con gigantes como Mitsubishi y en el que, a falta de terreno, comienzan a desarrollarse plantas solares flotantes mar adentro con el grupo Kyocera como principal referencia.

Antes de este nuevo contrato, la firma española inauguró en septiembre la fotovoltaica de Fukuroda para Gestamp Solar. Este proyecto, construido sobre un antiguo campo de golf al nordeste de Tokio –en la prefectura de Ibaraki–, tiene 32 MW de potencia instalada, dos subestaciones de evacuación y una línea eléctrica subterránea de 8 kilómetros. La financiación del proyecto está firmada con Deutsche Bank.

Y el segundo proyecto de Maetel Japan, en obras actualmente, es una planta de 12,5 MW en la localidad de Takahagi. Para esta última, el fin de obra está fijado el próximo mes de febrero.

Un cliente rico en proyectos

En el caso de la nueva adjudicación, el parque solar será instalado sobre una superficie de 85 hectáreas, terreno en el que se implantarán 183.420 módulos fotovoltaicos. Según el contrato, las obras deben comenzar en enero de 2016 y tienen un plazo de ejecución de 15 meses. Inmediatamente después, el inicio de operaciones comerciales se espera para el primer trimestre de 2017 y Canadian Solar cuenta ya con un contrato de suministro por 20 años con el grupo local Kyushu Electric Power. Además, la firma canadiense tiene otros 608 MW por desarrollar en Japón en los tres próximos años.

La constructora, Maetel, es una de las decenas de pequeñas filiales de ACS con fuerte presencia exterior. Con sede central en Zaragoza, la firma facturó 52 millones en 2014, con más del 80% conseguido fuera de España. Además de las instalaciones japonenas, Maetel es autora del proyecto West Rayham, uno de los mayores de Reino Unido con 50 MW; tiene en ejecución ciclos combinado (Great Island) en Irlanda y Alemania (Bremen), y mantiene relación con Saudí Electric Company en Arabia.

Normas