Busca gasoductos en México y Canadá y líneas de alta tensión en Brasil

ACS enfila su área industrial hacia cinco proyectos gigantes en América

Sede corporativa del Grupo ACS
Sede corporativa del Grupo ACS EL PAÍS

ACS está decidida a competir por algunos de los mayores proyectos del mundo en busca de renovar su cartera de obra industrial. Según ha podido saber CincoDías, el grupo que preside Florentino Pérez tiene localizados cinco objetivos a corto plazo en América, a la espera de que se confirme la adjudicación del mayor contrato de construcción puesto en juego en Australia, de 3.150 millones para la ejecución de la autopista M5 de Sídney, para el que ACS se ha alzado con la mejor oferta y con el que disparará su cartera de obra civil.

El más llamativo de los proyectos pretendidos por ACS Industrial es el gasoducto que atravesará la Columbia Británica a lo largo de 670 kilómetros, bautizado como Coastal Gaslink y promovido por TransCanada. Su presupuesto ronda los 4.800 millones de dólares (unos 4.310 millones de euros) y la adjudicación provisional debería producirse entre finales de este año y el arranque de 2016. El calendario de la licitación marca el inicio de las obras antes de 2017 para una infraestructura subterránea que cruzará el estado desde Dawson Creek, localidad en el extremo oeste fronteriza con Alberta, hacia la costa este canadiense, sirviendo para la exportación del abundante gas natural almacenado en el entorno de la citada Dawson Creek.

Más al sur, en México, el grupo español pretende obtener negocio del plan de gasoductos que impulsa la Comisión Federal de la Energía (CFE), con una inversión estimada en 9.500 millones de dólares. De los 16 proyectos previstos, solo se han cerrado cinco licitaciones y ACS estudia algunas de las restantes, así como las centrales de ciclo combinado que aprovecharán el gas. De estas últimas instalaciones, ACS ya se ha hecho este año con la central de Valle de México II, a través de las filiales Avanzia, Cobra e Initec, por 425 millones de dólares. Otras empresas españolas que se han adjudicado obras relacionadas con el plan de gasoductos son OHL, Abengoa y Sener.

El tercer concurso bajo el foco de ACS es precisamente el de una central de ciclo combinado en el Estado de Sonora (México), concretamente la de Empalme II, con 720 megavatios de potencia y un presupuesto de ejecución de 725 millones de dólares. La presentación de ofertas se espera a lo largo de este mes de septiembre y la adjudicación está prevista antes de mayo del próximo año.

En México, en este caso en el terreno hidroeléctrico, el grupo español pretende colocarse en la ejecución de la central Las Cruces, en la localidad de Ruiz (Nayarit, México). La instalación tiene un presupuesto de 650 millones de dólares y la resolución del concurso también se prevé en el primer semestre de 2016.

Y en Brasil está ubicado el quinto objetivo de ACS Industrial, donde el Gobierno mantiene un ambicioso programa de construcción de líneas de transmisión eléctrica, con una inversión prevista de 30.000 millones de reales brasileños (unos 7.045 millones de euros). Estas se licitarán en los dos próximos años. La empresa cuenta ya con adjudicaciones en los últimos meses por 900 millones de dólares en los tendidos brasileños de alta tensión.

Dragados, a por 5.000 millones en EE UU y Canadá

Si en Latinoamérica es el área industrial de ACS la que cosecha notables éxitos, la de obra civil, con Dragados como punta de lanza, está cubriendo un año de extraordinaria actividad en EE UU y Canadá.

Ahora se postula para seis nuevos proyectos con un presupuesto total de 5.048 millones de dólares (unos 4.530 millones de euros). Entre ellos figura el del cuarto segmento de la línea de alta velocidad de California, valorado en 750 millones de dólares.

Dragados y su filial Prince copan el 60% de un consorcio que va a por la reconstrucción de la carretera I-25 y la ampliación de la SR 400, con un total de 17 kilómetros en Atlanta, obra tasada en 700 millones.

Otra oferta de Dragados, junto a su firma Pulice (suman un 50% del consorcio), se espera por la nueva carretera de cuatro carriles por sentido South Mountain Freeway (SR202), de 35 kilómetros y valorada en 1.300 millones de dólares.

Y en el ámbito del ferrocarril ACS busca con sus constructoras Schiavone y Picone por los 550 millones de dólares de las estructuras interiores e instalaciones de la estación del Long Island Railroad, en Nueva York. En Canadá, Dragados irá en octubre a por el tren ligero de Edmonton, tasado en 1.100 millones, y ha presentado ya una puja por una presa con un presupuesto ligeramente superior a los 780 millones.

En el primer tercio del año, ACS se apuntó un récord de adjudicaciones en Norteamérica: sus diez mayores contratos superaron los 5.000 millones de euros, destacando el segundo tramo del AVE de California o el puente sobre el río Saint Lawrence, en Canadá. A esta inyección se añadió en junio la línea de metro ligero Eglinton en Toronto, Canadá, por casi 4.000 millones.

Normas
Entra en El País para participar