El PSOE presenta sus propuestas tributarias

Una reforma fiscal para lograr 25.000 millones adicionales

Apuesta por rebajar el déficit público al 1% al final de la próxima legislatura

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, saluda al responsable económico del grupo de expertos del partido, Jordi Sevilla.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, saluda al responsable económico del grupo de expertos del partido, Jordi Sevilla. EFE

"Crecer para repartir”. Esta fue la idea que repitieron ayer el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el coordinador del programa económico, Jordi Sevilla, en la presentación de las propuestas socialistas para las elecciones del próximo 20 de diciembre. El PSOE defendió la necesidad de abordar una reforma fiscal, aunque huyó del detalle y, por ejemplo, no desgranó su propuesta de tipos y tramos en el IRPF. Aseguró que su objetivo será alcanzar un déficit del 1% al final de la próxima legislatura.

Sánchez defendió una reforma tributaria que no implicará una subida fiscal para las clases bajas y medias y que permitirá que, en 2019 –el último año de la próxima legislatura– el Estado recaude 15.000 millones adicionales. Además, según sus cálculos, las medidas que proponen para luchar contra el fraude generarán otros 10.000 millones adicionales, lo que supondría prácticamente duplicar los ingresos por esta partida. En total, sin contabilizar el aumento de ingresos derivados del ciclo económico, el PSOE asegura que sus medidas permitirían ingresar 25.000 millones más que ahora.

Defiende establecer un tipo mínimo y común en el impuesto sobre sucesiones y en el impuesto sobre el patrimonio

Patrimonio y Sucesiones

Sánchez propuso armonizar tributos de competencia autonómica y fijar tipos mínimos y comunes en el impuesto sobre sucesiones y el impuesto sobre el patrimonio. En algunas comunidades, prácticamente ha desaparecido el tributo que grava las herencias, especialmente cuando son entre familiares directos. Y, en Madrid, no se aplica el impuesto sobre el patrimonio.

Sociedades

El PSOE también apuesta por fijar un tipo mínimo del 15% sobre el resultado contable en el impuesto sobre sociedades para evitar que las grandes empresas puedan tributar a gravámenes muy bajos gracias a las exenciones y beneficios fiscales. Por ejemplo, los últimos datos de la Agencia Tributaria reflejan que los grupos empresariales consolidados pagaron el equivalente al 6% de su beneficio en 2013. Hay que tener en cuenta que buena parte de los beneficios proceden del extranjero y, si ya han tributado en el exterior, están exentos.

Los socialistas también plantean un gravamen incrementado del 35% sobre los beneficios que las empresas obtengan a través de planificaciones fiscales abusivas.

El PSOE promete en incrementar en 5.000 personas la plantilla de la Agencia Tributaria

Impuestos verdes

Los socialistas plantean desincentivos fiscales para las actividades que contaminen o que contribuyen al cambio climático. De esa nueva fiscalidad ambiental surgen cinco nuevos tributos: a las emisiones de CO2, sobre los óxidos nitrosos, a las emisiones de vehículos de motor, sobre residuos industriales, peligrosos o tóxicos, y sobre residuos, envases y embalajes. La propuesta, todavía por concretar, también fija la reforma de tres ya existentes: el impuesto especial sobre hidrocarburos, el impuesto especial sobre la electricidad y el canon de vertidos.

5.000 inspectores más

El programa del PSOE aboga por elaborar un estatuto para la Agencia Tributaria, “que refuerce su independencia, evitando las injerencias políticas”. También, reclama incrementar en 5.000 personas los efectivos para la lucha contra el fraude.

Amnistía fiscal: El programa electoral lleva “el firme compromiso” de prohibir de forma absoluta las amnistías fiscales. En cualquier caso, esta medida ya existe en el ordenamiento jurídico: “A partir del 1 de enero de 1992 no se dictará disposición alguna, de cualquier rango, que implique para quien hubiere incumplido sus obligaciones tributarias, amnistía fiscal”, reza una disposición adicional de los Presupuestos de 1992. Como ya defendieron en el Congreso de los Diputados, los socialistas propondrán una reforma de la Ley General Tributaria para que se conozca el nombre de los contribuyentes que se acogieron a la amnistía fiscal aprobada en 2012. Sin embargo, fuentes socialistas reconocieron que se trata de una medida que resultará difícil llevar a la práctica.

Paraísos fiscales

Aquellas entidades financieras que operan en España deberán notificar los clientes que tienen cuentas en paraísos fiscales. En caso de no hacerlo, el texto propone sancionarlas económicamente e incluso, en caso de reincidencia, la retirada de la ficha bancaria.

Sicav

El programa socialista prevé un mayor control sobre estos vehículos financieros utilizados por grandes fortunas. Propone fijar un porcentaje de participación máximo para cada inversor y establecer un límite de permanencia de las plusvalías acumuladas. El PSOE defiende que el control de las Sicav recaiga nuevamente en la Agencia Tributaria, una competencia que, en 2005, el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, transfirió a la CNMV.

Normas