Editorial

Repsol se adapta al escenario

El nuevo tamaño y perfil con que Repsol ha culminado el plan estratégico iniciado en 2012, periodo en el que la compra de la canadiense Talisman ha sido el hito fundamental, desembocará en una nueva etapa en la que la multinacional se propone garantizar su capacidad para crear valor. La diferencia está en que el precio del crudo se ha partido por la mitad en poco tiempo, y ahora Repsol debe adaptar sus planes al nuevo escenario con un barril de Brent más cerca de los 50 que de los 100 dólares. Esa es la base que ha elegido la petrolera española, en un ejercicio de realismo que es mayor a la luz de los datos de los inventarios en el sector. La dieta a la que se va a someter la compañía, con reducción de 1.500 empleos de una plantilla total de 25.000, desinversiones por 6.200 millones de euros y recorte del 40% en el plan inversor será adecuada si dota de mayor eficiencia al grupo. El hecho de que incluya mantener la remuneración al accionista y reducir deuda son muy buenas señales. La nueva Repsol tiene hoy más capacidad para seleccionar proyectos de mayor valor añadido y aprovechar la importante diversificación que le proporciona Talisman, tanto geográficos como de capacidad. La resiliencia, la característica elegida por Repsol para definir su plan, es la estrategia adecuada por lo que implica de adaptación y flexibilidad para afrontar el futuro en el actual contexto.

Normas