La junta autoriza el sábado la ampliación de 650 millones

Abengoa, a punto de aprobar su nuevo plan de futuro

Santiago Seage, consejero delegado de Abengoa.
Santiago Seage, consejero delegado de Abengoa.

Abengoa celebra hoy su junta de accionistas extraordinaria con el objetivo de aprobar su nueva hoja de ruta, que incluye una ampliación de capital para levantar 650 millones de euros. Además, aprobará otras medidas, como la eliminación del dividendo y el recorte de inversiones hasta mejorar su deuda.

Abengoa celebra este sábado una crucial junta extraordinaria de accionistas. La compañía liderada por Santiago Seage anunció el pasado 3 de agosto una ampliación de capital con el propósito de levantar 650 millones de euros. Tras mes y medio de negociaciones, Abengoa anunció el pasado 24 de septiembre que había alcanzado un acuerdo con Santander, HSBC y Crédit Agricole “en virtud del cual se han comprometido a asegurar 465 millones de euros en acciones B –que cotizan en el Ibex y cuentan con un voto– a emitir en el aumento de capital”. La operación se llevará a cabo también mediante la emisión de nuevas acciones A –con 100 derechos de voto– de la compañía con de derechos de suscripción preferente para los socios actuales.

La empresa propondrá a su junta la reducción del valor nominal de sus títulos para disponer de mayor margen para fijar el precio de emisión de ambos tipos de títulos. Abengoa reducirá el capital social en 90,13 millones, mediante la disminución del valor nominal de las acciones tipo A en 0,98 euros y las B en 0,0098 euros. Para la ampliación de capital, se emitirán y pondrán en circulación nuevos títulos A de 0,02 euros de valor nominal cada uno y nuevas acciones clase B de 0,0002 euros de valor nominal cada una.

No obstante, el acuerdo con los bancos está sujeto al cumplimiento de determinadas condiciones que incluyen, entre otras, la obtención de las autorizaciones regulatorias, la aprobación de la junta, la conclusión de un due diligence sobre aspectos financieros, la firma de un contrato de aseguramiento definitivo y el cumplimiento de los compromisos de suscripción de los accionistas.

Por su parte, Inversión Corporativa –sociedad controlada por la familia Benjumea– accionista mayoritario de Abengoa– se ha comprometido “irrevocablemente” a invertir al menos 120 millones de euros de fondos nuevos en acciones clase A y B a ser emitidas en la ampliación. Además, la gestora Waddell & Reed invertirá, en nombre de algunos de sus fondos, 65 millones de euros en nuevos títulos clase B en la ampliación.

El consejo de administración del pasado 24 de septiembre aprobó también un conjunto de medidas estratégicas “que tienen como finalidad reducir el endeudamiento corporativo, mejorar la posición de liquidez de la compañía y fortalecer su gobierno corporativo”, informó el grupo de ingeniería y bioenergía a la CNMV. Primero, Abengoa suspenderá el pago de dividendos hasta mejorar las calificaciones de su deuda.

La alternativa a calificaciones más altas se daría si la ratio de apalancamiento de deuda bruta corporativa –incluyendo deuda sin recurso en proceso– sobre el ebitda fuera inferior a 3,5 veces.

Abengoa decidió en su consejo limitar sus compromisos de inversión a un máximo de 50 millones de euros anuales –sin incluir los 384 millones hasta 2017. Se crea una comisión de inversiones para verificar estas directrices. Además, el grupo tiene intención de crear una nueva comisión de inversiones, con mayoría de consejeros independientes, encargada de aprobar nuevas inversiones en capex y monitorizar el cumplimiento de las nuevas directrices y limitaciones de inversión. La empresa también tiene intención de amortizar 375 millones de euros del bono que vence en 2016 antes de finales de este año para reducir aún más su deuda.

La junta ratificará el relevo de Felipe Benjumea, hasta ahora presidente de Abengoa, por José Domínquez Abascal, que en cualquier caso tendrá un cargo no ejecutivo. Además, se limitarán los derechos de voto de Inversión Coporativa, que ahora cuenta con el 57% de ellos, hasta el 40%, “independientemente de los derechos que correspondan en función del capital”.

 Potenciará su programa de desinversiones

La compañía sevillana se ha marcado como objetivo reforzar su programa de desinversiones y llevar a cabo otras medidas para obtener hasta el fin de 2016 un mínimo de 1.200 millones de euros. Para ello, se monetizarán “todo o parte de los derechos económicos de la participación de la compañía en Abengoa Yield, o se realizará una venta parcial de intereses”, por lo que espera obtener 400 millones de euros en el primer trimestre de 2016.

Por otra parte, se ejecutará el plan de desinversiones de activos ya anunciado, mediante el cual la empresa obtendrá unos 250 millones de euros antes de cerrar 2015 y otros 250 millones en el primer trimestre del próximo ejercicio. Abengoa prevé vender activos por 300 millones en 2016 “como parte de su estrategia de rotación”. La firma ha puesto a la venta más de lo que necesita para asegurar las desinversiones.

Normas