Considera que se ajusta a la realidad empresarial

La Audiencia Nacional avala las readmisiones en Coca-Cola

Protesta en agosto en la entrada de la fábrica de Fuenlabrada de Coca-Cola.
Protesta en agosto en la entrada de la fábrica de Fuenlabrada de Coca-Cola.

La Audiencia Nacional ha avalado este viernes la política de readmisiones en Coca-Cola Iberian Partnes. Considera que estas reincorporaciones son "regulares" y se adaptan a la realidad empresarial.

El auto de la Audiencia afirma que entiende "razonable" la decisión del cierre de las fábricas y que en el caso de la única que se ha abierto, Fuenlabrada, se ha mantenido "milimétricamente" las categorías profesionales y los horarios, pese al cambio de función del centro. Argumenta que "han obtenido todos los objetivos que eran posibles" como los empleos, los salarios y los horarios. "Se ha producido la readmisión dentro de los límites de la movilidad funcional ordinaria".

Los trabajadores de esta planta han mostrado su rechazo y han publicado un tuit en el que señalan que "la Audiencia Nacional es cómplice de una multinacional que no ha respetado a los trabajadores ni sus empleos. Y será responsable de lo venidero".

Más tarde, la sección sindical de CCOO en Coca-Cola Iberian Partners de Fuenlabrada (Madrid) ha informado que recurrirá el auto de la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional al calificarlo como “pucherazo”. El portavoz de este sindicato, Juan Carlos Asenjo, ha precisado que “contradice su propia sentencia de junio pasado, ya que decía que los trabajadores tienen que ser readmitidos en sus mismos puestos de trabajo y mismas condiciones que tenían antes del ERE”.

Por su lado, la compañía emitió un comunicado señalando que hoy “finalizó definitivamente el ERE” y que inicia “una nueva etapa”. La semana que viene la compañía tiene previsto reunirse con el comité de empresa para analizar el plan de reincorporaciones. Iberian Partners informó que ha iniciado “acciones legales” para “recuperar” el libre acceso a la fábrica y así poder “volver a la normalidad y dar cumplimiento a la sentencia”.

El tribunal entiende que el hecho de que se dos tercios de los 1.000 despidos se acogiesen a medidas voluntarias justifica "razonablemente" el cierre de tres centros productivos. El auto señala que es "absurdo" pretender que una fábrica como la de Asturias, que tenía 129 trabajadores, se reabriera con 17.

Con este auto se pone previsiblemente punto y final a uno de los conflictos laborales que más se han prolongado en España. En enero de 2014 Coca-Cola Iberian Partners presentó un ERE para más de un millar de trabajadores tras decidir el cierre de cuatro de las plantas de embotellado de la compañía en España.

Las protestas de los trabajadores llegaron a la Audiencia Nacional, que sentenció que el ERE planteado era nulo, y obligaba a la empresa a readmitir a los trabajadores en las condiciones previas al despido. La compañía planteó un recurso ante el Tribunal Supremo, quien volvió a dar la razón a los trabajadores en mayo.

La compañía decidió entonces reabrir la fábrica de Fuenlabrada (Madrid), donde se encuentra el grupo de trabajadores que más ha protestado por el ERE y el cierre de la planta. En este caso, el centro se convertiría en un lugar de logística y de investigación. Este hecho hizo que los más de 200 trabajadores afectados protestaran porque, según entendían, la readmisión no se ajustaba a derecho. 85 de ellos entraron a comienzos de septiembre en labores de mantenimiento.

Normas