Editorial

Insistir en el empeño turístico

El magnífico desempeño del turismo este verano, el mejor en diez años con un crecimiento del 3,7%, ha estado coherentemente acompañado en las empresas de un aumento extraordinario y generalizado de las cifras de ventas y beneficios, según datos de Exceltur. Con esta base, la patronal estima para el ejercicio completo un crecimiento del PIB turístico del 3,6%. Son cifras que confirman la previsión de récords con que transcurre el año, a la espera de superar los 68 millones de turistas extranjeros, frente a los 65 millones de 2014, y con la buena noticia de que el gasto de los viajeros también está en su cota más alta. Esta virtuosa evolución debe ser el principal motivo para no dormirse en los laureles y poner todo el empeño y los medios no solo para mantener la tendencia, sino para mejorarla. Y más porque esta se debe en parte a factores exógenos, como los geopolíticos o la cotización del euro. Las propuestas para potenciar el turismo de compras muestran que, lejos de ser un mercado maduro, el sector ofrece muchas y muy prometedoras posibilidades de crecimiento. Una política común de promoción, unidad de mercado, mejora de infraestructuras, cuidado del litoral, un marco adecuado para las nuevas plataformas de internet y un escenario fiscal estimulante merecen atención prioritaria de las Administraciones, que no deben cejar en el impulso al sector, sea cual sea el resultado electoral en diciembre.

Normas