Bruselas critica el proyecto de Presupuestos para 2016 y pide una revisión

El Eurogrupo exige a España garantías sobre el déficit de este año

El ministro español de Economía, Luis de Guindos (i) y el ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos (d) durante la reunión del Eurogrupo que tiene lugar hoy en Luxemburgo hoy 5 de octubre de 2015.
El ministro español de Economía, Luis de Guindos (i) y el ministro griego de Finanzas, Euclides Tsakalotos (d) durante la reunión del Eurogrupo que tiene lugar hoy en Luxemburgo hoy 5 de octubre de 2015. EFE

Guindos tuvo que defender hoy ante el Eurogrupo (ministros de Economía de la zona euro) el adelanto de la tramitación de los Presupuestos Generales para 2016, una decisión que ha desconcertado a las instituciones europeas, que se verán obligadas a pronunciarse sin tener certeza sobre la evolución de las cuentas durante el ejercicio en curso.

La Comisión Europea ha aceptado revisar el proyecto antes que los del resto de socios de la zona euro. Mañana mismo emitirá un veredicto en el que alertará sobre el riesgo de incumplimiento de los objetivos de déficit tanto en 2015 como en 2016, según adelantó hoy el comisario de Economía, Pierre Moscovici, tras la reunión del Eurogrupo celebrada en Luxemburgo.

El comisario indicó que Bruselas ha llevado a cabo una revisión de las previsiones ad hoc para el caso español. Y ese ejercicio, según Moscovici, ha confirmado sus datos de primavera, según los cuales, el déficit español rebasará este año en tres décimas el objetivo marcado (4,2%) y en otras siete décimas el objetivo de 2016 (2,8%).

Por ese motivo, la CE pedirá mañana a España “un cumplimento a rajatabla del presupuesto de este año” para ajustar las cuentas. Y que adopte las medidas necesarias en el transcurso del trámite parlamentario para garantizar que el objetivo de 2016 también se cumple.

Bruselas reclamará, además, que el futuro Gobierno (tras las elecciones del 20 de diciembre) actualice los datos, porque en la información remitida por el Ejecutivo de Mariano Rajoy no figura toda la información sobre la situación presupuestaria de las comunidades autónomas.

Luis de Guindos intentó en Luxemburgo tranquilizar al Eurogrupo y a la Comisión Europea y aseguró que “estamos convencidos de que este año se va a cumplir el objetivo de déficit del 4,2%”. El ministro español esgrimió como prueba el incremento de la recaudación, “que crece a ritmos cercanos al 7%”, y la buena evolución de los ingresos por IVA, impuesto de sociedades e IRPF.

La Comisión, sin embargo, desconfía, como todos los años, de las previsiones de crecimiento del Gobierno (3% en 2016) y, por tanto, del cumplimiento de los objetivos de déficit.

Fuentes españolas subrayan que “hasta ahora, siempre se han cumplido nuestras previsiones y la Comisión ha tenido que ir corrigiendo las suyas”. Hace un año, la CE auguraba a España un crecimiento del 1,7% en 2016; a principios de este año lo elevó al 2,3%; y antes del verano, al 2,6%. El Gobierno espera que la CE corrija hoy por cuarta vez consecutiva su previsión de crecimiento y la eleve al 3%, como mínimo. “Es que tienen menos información que nosotros”, disculpan fuentes españolas, no sin ironía, los flagrantes errores de la Comisión.

El titular español de Economía también trató de justificar el adelanto del calendario presupuestario ante sus colegas de la zona euro y ante el comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici. “Ha sido un ejercicio de transparencia y de responsabilidad”, defendió Guindos. Y explicó que, dado el calendario electoral español (elecciones el 20 de diciembre), el Gobierno ha considerado conveniente adelantar un mes el examen europeo para poder aprobar los Presupuestos antes de la disolución de las cámaras. De no haber sido así, se hubiera generado “incertidumbre”, según Guindos, y las recomendaciones de la Comisión (previstas para finales de octubre) no hubieran tenido ningún impacto en la tramitación parlamentaria de los Presupuestos.

La CE no ha tenido más remedio que plegarse al calendario español y hoy mismo presentará su valoración sobre el proyecto presupuestario. Bruselas no puede vetar el proyecto ni exigir modificaciones. Pero sí puede alertar sobre potenciales desviaciones presupuestarias, para que el Parlamento español introduzca los ajustes necesarios. “No creo que haya muchos reproches” [en la recomendación], apostaba Guindos tras reunirse con Moscovici. Pero los reproches empezaron hoy mismo.

Normas