Entrevista a Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del País Vasco

“La actividad industrial puede crecer hasta un 5%”

“Las empresas tienen que aprender a gestionar losescenarios de inestabilidad y aprovechar lasoportunidades que surjan”.

Arantza Tapia.
Arantza Tapia.

Lo peor para la industria ha pasado. Arantza Tapia (Astigarraga, 1963) repasa desde su despacho en la sede del Gobierno vasco en Lakua (Vitoria) las perspectivas a corto plazo y las tendencias que vienen para quedarse, como la Fábrica 4.0. Vuelve el crecimiento en el sector fabril, pero con índices insuficientes para recuperar durante los próximos años los niveles de paro técnico anteriores a la crisis económica.

¿La industria vasca consolidará su aportación al PIB de Euskadi en torno al 25% del total, por la tendencia en Europa a impulsar el sector fabril? 
Ahora supone el 23,9% y será difícil que sume más de una cuarta parte del PIB. La generación de riqueza llegará de nuevos servicios avanzados, muy ligados a la industria pero que no suponen una actividad productiva directa. Es el mundo de la Fábrica 4.0, con avances en las áreas de mantenimiento que llegarán de la mano de grupos de ingeniería. Afortunadamente, corporaciones como estas están implantadas desde hace años en Euskadi.

En el primer semestre, el índice de producción industrial (IPI) registró un aumento de la actividad del 3,4%, pese a las incertidumbres internacionales.

"La fábrica conjunta con Gestamp en Puebla (México) trabaja a un ritmo importante”

Cuando la crisis económica se desató en 2008, el mundo tenía más factores de estabilidad que ahora. El escenario ha cambiado y tendremos que aprender a vivir con las incertidumbres. Parecía que la crisis de Grecia iba a afectar al conjunto de la UE, como el gran problema, y luego llega el conflicto entre Ucrania y Rusia. Y, después, se suma la ralentización de la economía de China, aunque parece que India presenta una evolución al alza, como Europa y Estados Unidos. A la vez, las sombras sobre Brasil se consolidan. Hay pros y contras en el panorama internacional. Y ante los escenarios de inestabilidad, las empresas tienen que aprender a gestionar esos tiempos y aprovechar las oportunidades que surjan.

¿Cómo se cerrará el año?
No tengo una bola de cristal. Los datos positivos parece que registran una tendencia consolidada al alza, pero Euskadi no es una economía emergente, no crecerá este año al 8%. Sí puede conseguir un IPI positivo del 4% o 5%, con un incremento del PIB que puede rondar entre el 2,5% y el 2,6% tanto en este ejercicio como en el próximo. Y con la asignatura pendiente de la recuperación de unos buenos niveles de empleo, el paro puede bajar un 1,3% en 2015, que es una reducción importante, pero seguirá por encima del 13%; un porcentaje que sigue siendo elevado. Hay que conseguir volver al índice de desempleo anterior a la crisis, con un paro técnico del 4% o el 5%. Costará no un año o dos, sino una década.

¿Es el momento de que las empresas inviertan con el petróleo a la baja, los tipos de interés en mínimos históricos y una UE al alza?
La industria ha soportado la crisis apretándose el cinturón y ahora ha entrado en una dinámica de inversiones, ha crecido el volumen de crédito a las empresas, como han reconocido desde Kutxabank. El goteo a la baja en el precio del barril de crudo y la financiación barata son factores que ayudan, sin olvidar que son coyunturales y van solo en un sentido. Porque esta situación juega en contra de la industria ligada al petróleo, como las refinerías, los fabricantes de tubos y sus accesorios, y hasta los astilleros. Volvemos otra vez a un escenario que conjuga factores positivos y negativos. 

“El año será de récord en turismo. El 90% de los visitantes repite y viene por temas concretos”

El mundo empresarial reitera la queja de la falta de trabajadores cualificados.
La salida es la Formación Profesional (FP) dual. El Gobierno vasco ha apostado por esta vía y por acuerdos concretos con grupos que son tractores de nuestra economía. Con la fábrica de Mercedes-Benz en Vitoria hay un convenio específico, y con Gestamp, un centro de formación también orientado a la automoción. Habrá más iniciativas, pero no se pueden abarcar todos los sectores de una vez. En el plan Basque Industry 4.0 [del Ejecutivo de Vitoria] se ha creado un grupo específico orientado a las mejoras en la formación en los ciclos de FP y en el ámbito universitario para estar en la primera línea del conocimiento porque, si no, ese espacio lo ocuparán otros. Cada compañía demanda una FP adaptada a su propia dinámica, así que lo más lógico es que el estudiante pase por una etapa de formación generalista en las aulas y otra más específica en las empresas. De lo contrario, es muy difícil que un mecánico esté igual de capacitado para trabajar en la línea de montaje de vehículos de Mercedes-Benz en Vitoria que para operar en las gradas de un astillero.

¿Qué otros convenios, aparte del firmado con Petronor en el sector del petróleo y del gas, pueden llegar?
Los siguientes pasos pueden ir por el sector de la energía, en concreto en el ámbito renovable. En Escocia, el Gobierno vasco participa en la iniciativa Vanguard para eólica marina, apoyado por Iberdrola y por su filial Scottish Power. La marca automovilística BMW también tiene una relación especial con sus proveedores vascos, a los que cita en un encuentro anual en Múnich.

¿Superarán las exportaciones en 2015 el volumen de 20.000 millones de ejercicios anteriores?
Sí. Pese a las incertidumbres internacionales, hay sectores muy consolidados, como los de transporte y energía, que se reparten por la mayoría de los mercados. 

¿Cómo contrarrestar el frenazo de los mercados emergentes?
Si algo hemos aprendido en la crisis es que no hay un mercado único. La mayoría de las empresas, hasta 2007, centraban sus operaciones en Europa y, especialmente, en España. Y se han internacionalizado, para compensar la caída de unos mercados con la subida de otros. Este mes, una delegación de SPRI [Agencia Vasca de Desarrollo Empresarial, sociedad del Gobierno vasco] ha viajado a China para conocer sobre el terreno la realidad de su economía, puesto que no es un país muy transparente. Empresas vascas que se instalaron allí han retornado porque el modelo de fabricación a bajo coste ya no funciona. Queremos conocer la realidad de China de primera mano, las causas directas del desplome de su Bolsa. Y ayudar a las compañías a adaptarse a la nueva etapa del país.

¿Cómo van los proyectos del Gobierno vasco en el país azteca con grupos como Gestamp, BMW y Pemex?
Con Gestamp, se buscó en México una salida a la grave situación de algunas matricerías de Vizcaya. El lehendakari, Iñigo Urkullu, inauguró la planta de Puebla [participada por el Ejecutivo de Vitoria a través del fondo público Ekarpen] y trabaja a un ritmo importante. Habrá que esperar a la consolidación del centro antes de abordar otros proyectos, también en el exterior. Con BMW, se ha aprovechado la buena relación que mantiene con la industria vasca y Pemex ya ha homologado productos de empresas vascas.

El turismo vasco ha batido sus registros este verano.
Será un año récord para cualquier capital de Euskadi y en cualquier ámbito relacionado con el turismo. Ha ayudado la buena climatología del verano, pero los visitantes vienen ya a temas concretos, no viajan a ver qué pasa. O se dirigen a fiestas concretas, a festivales de música o a practicar el surf o combinan algunas de estas propuestas de ocio con la gastronomía, uno de nuestros grandes activos. Euskadi, por su pequeña dimensión geográfica, está obligada a buscar un turismo no masificado, con servicios de calidad, especializado y con la vertiente de la cultura.

¿Ha sorprendido el incremento de visitantes de algún país determinado?
Han venido muchos franceses, alemanes, estadounidenses y finlandeses. La clave es que repite el 90% de los visitantes, según las encuestas. O cuentan las bondades de su estancia a amigos y familiares. Además, el aeropuerto de Loiu (Vizcaya) ha abierto nuevas rutas internacionales. Una de British Airways a Reino Unido y otra a Zúrich (Suiza). Los australianos, por ejemplo, llegan por sanfermines y luego se van al festival de música BBK Live y a practicar surf.

¿Ya ha llegado la cuarta revolución industrial al sector fabril vasco?
Las empresas hacen más cosas en esta área de las que parece. Por ejemplo, un productor de prensas ya ha identificado hace tiempo los mejores utillajes, ha perfeccionado el mantenimiento de los equipos y su gestión a distancia, por la información que le llega por sensores. Y al final de la vida útil del equipo ya han organizado su reciclaje. Esto es la Fábrica 4.0.

Normas