De abril a junio superó las 100.000 casas por primera vez en cinco años

La venta de viviendas registra valores desconocidos desde 2010

Las ventas de inmuebles usados ya representan el 87,5% del total

La VPO continúa con su progresiva desaparición al absorber solo el 4,4% de las operaciones

Imagen de viviendas en bloque.
Imagen de viviendas en bloque.

La mejora en el acceso al crédito y el aumento del empleo llevan ya casi un año espoleando la venta de viviendas, que siguió aumentando en el segundo trimestre de este año. De hecho, se venden ahora más pisos que hace un año en 14 de las 17 comunidades autónomas, cuando hace unos meses ese aumento solo llegaba a la mitad del territorio. Y por primera vez en cinco años se vendieron más de 100.000 casas en dicho trimestre, algo que no ocurría desde 2010.

Fernando Encinar, jefe de estudios del portal inmobiliario Idealista, interpretó ayer que “los datos de Fomento confirman lo que otros índices, como el INE, ya adelantaron: el camino a la normalización del sector, al menos en lo que a transacciones se refiere. Este incremento parece responder a la sensación de mejora de la economía y a la recuperación de la confianza de los compradores, tanto para quienes compran para vivir en la casa, como para los inversores. La apertura del grifo hipotecario por parte de los bancos también está ayudando a que se vendan más casas, pero hay en todo caso que asumir con prudencia los datos: no estamos ante una segunda burbuja y la normalización no llegará por igual a toda España”, puntualizó.

Escasez de obra nueva

Los números publicados ayer así lo corroboran. La compraventa de viviendas creció un 13,9% en el segundo trimestre del año en comparación con el mismo periodo de 2014, después de sumar 104.530 casas, con lo que registró el mejor trimestre desde el año 2010, gracias fundamentalmente al tirón que experimentó el mercado de pisos de segunda mano y la actividad que concentraron las grandes urbes, según los datos difundidos en una nota por el Ministerio de Fomento.

Por tipologías, entre abril y junio se vendieron 91.499 viviendas usadas, un 22,6% más que un año antes. Pero lo más significativo es que este tipo de inmuebles representó el 87,5% del total del mercado, con lo que continúa ganando peso trimestre tras trimestre como consencuencia del agotamiento de las escasas promociones nuevas que quedan sin vender. De hecho, la compra de casas de nueva construcción apenas aumentó un 2,5% anual, hasta sumar 13.031 inmuebles, un volumen que apenas equivale al 12,5% del total de transacciones del trimestre. En esta clasificación de vivienda nueva o usada hay que hacer la salvedad de que aunque muchas casas se venden en segunda transmisión y sucesivas (consideradas por lo tanto como usadas), lo cierto es que se trata de pisos a estrenar que suelen proceder de desarrollos que han ido a parar a las carteras inmobiliarias de la banca o de Sareb.

En cualquier caso, el mercado comienza a mostrar cierta escasez de producto nuevo debido al desplome que ha sufrido la edificación durante los años de la crisis. La estadística de visados de obra nueva, entretanto, muestra ya una tímida recuperación precisamente en los lugares donde primero repuntaron las ventas y los precios de los inmuebles dejaron de bajar.

En la otra clasificación que aborda la estadística de Fomento, las viviendas de precio libre o las de protección oficial (VPO) también se consolidó la tendencia que se viene anunciando en las últimas ediciones: se vende cada vez menos VPO por dos razones. La primera es que en el último plan de vivienda del Gobierno anterior ya se endurecieron mucho las condiciones bajo las cuales se pueden vender esta clase de casas que han recibido algún tipo de ayuda pública y la segunda es porque ya desde 2012 no se ha vuelto a poner en marcha ninguna promoción nueva de pisos de protección oficial, ya que la política del Ejecutivo del PP se ha orientado al alquiler y la rehabilitación. Prueba de todo esto es que de abril a junio solo se vendieron 4.590 VPO, el 4,4% del total de operaciones.

Por comunidades autónomas, las transacciones de pisos crecieron en 14 regiones, lideradas por la Rioja, donde la actividad se disparó un 44,2%, Baleares (+30,1%) y Cantabria (+29,4%). En el lado contrario, ya solo se situaron las tres autonomías que aún presentan tasas anuales negativas: Navarra (-14,7%), Extremadura (-1,5%) y País Vasco (-0,6%).

Otro de los aspectos que destacó este estudio es cómo las grandes capitales actuaron como puntos calientes del mercado. Madrid, Barcelona y Valencia fueron las ciudades donde más pisos se vendieron entre abril y junio. En la capital ese volumen ascendió a 8.252 casas, en la Ciudad Condal, 3.590 y en Valencia, 1.975.

El mercado de la vivienda también arroja un saldo positivo en el balance de los últimos doce meses (julio 2014-junio de 2015), cuando 382.471 viviendas cambiaron de propietario, un 13,3% más que en el mismo periodo precedente. Respecto a la nacionalidad del comprador, la estadística de Fomento revela que los extranjeros compraron el 17,7% de todas las viviendas vendidas en el trimestre.

En concreto, los extranjeros que residen en el país adquirieron 17.307 pisos, un 17,2% más, mientras que las operaciones suscritas por los no residentes alcanzaron las 1.244 casas, un 5% más que en el mismo periodo del año anterior.

Las provincias en las que los extranjeros compraron más viviendas fueron Alicante (4.141 pisos), Málaga (2.517 casas), Barcelona (1.470 viviendas) y Madrid (1.173).

Normas
Entra en El País para participar